El piloto del Airbus A-400M Evitó una tragedia mayor

Consiguió maniobrar para evitar impactar contra las instalaciones próximas a la zona del accidente. Las dos cajas negras ya han sido localizadas y entregadas al juez.

Accidente Avión Sevilla

Accidente Avión Sevilla

El piloto del A400M siniestrado el sábado supo buscar un lugar abierto para aterrizar de emergencia y tuvo que maniobrar con “sangre fría” para evitar impactar contra la fábrica de Coca Cola próxima al punto de impacto, el Factory del Aeropuero o las instalaciones del polígono aeroespacial Aerópolis cercanas. El delegado sindical de CCOO en Airbus Sevilla, Francisco Figueroa, ha destacado que su pericia evitó una catástrofe que pudo haber sido mucho mayor.

Tras participar en una concentración contra las muertes en el trabajo convocada por IU, Figueroa ha explicado a los periodistas que el avión de transporte militar A400M que se estrelló y provocó la muerte de cuatro personas y heridas graves a dos, hacía su último vuelo antes de entregarlo a Turquía y había pasado todos los controles. El avión pidió aterrizar en el aeropuerto de Sevilla poco después de despegar, aunque no pudo, y el piloto optó por dirigirse a un patatal del entorno sorteando instalaciones como las de Coca Cola o las del polígono aeroespacial Aerópolis, ha resaltado el sindicalista.

El avión siniestrado había hecho vuelos previos y el del sábado era el último antes de entregar el aparato. Figueroa ha asegurado que este último vuelo previo a la entrega suele ser el “más relajado”. El dirigente sindical ha agregado que en la fábrica de Sevilla hay entre 450 y 500 trabajadores que dependen del avión A400M, y ha apuntado que el ambiente interno en las últimas semanas era de “normalidad” a la vez que ha expresado su deseo de que este accidente no afecte al futuro del proyecto aeroespacial en la ciudad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*