Llamanos +620463506

Soporte

Esoterismo

Esoterismo

En este artículo hablaremos del esoterismo y todo lo que envuelve a su alrededor.

Las Mejores Tiendas Esotéricas en España

Antes de citar algunas de las mejores tiendas esotéricas de España conozcamos un poco más en detalle que es y que engloba esto del esoterismo. Videncia, cartas tarot o rituales…todo tiene un porque, te invitamos a descubrirlo.

Pulsa en las imágenes para ver tiendas esotéricas:

VIDENCIA

La videncia o apertura del Tercer Ojo, como se describe en algunos textos, parece garantizar el acceso a las facultades de la ESP, incluyendo la clarividencia.

¿Qué tan cierta es esa afirmación? Y sobre todo, ¿cómo sería posible “activar” estas facultades y así abrir el tercer ojo?

El Tercer Ojo trae la clarividencia

Cuando los indios y tibetanos hablaban del Tercer Ojo, no indicaban un ojo físico, o al menos no siempre. Esta facultad, de hecho, tendría una contraparte también en el plano físico, vinculándose a la actividad de la glándula pituitaria y de la epífisis. ¿Pero qué tiene que ver la videncia con todo esto?

Para entender lo que es el tercer ojo, podemos leer el texto ficticio de “The Third Eye” de Tuesday Lobsang Rampa, seudónimo del inglés Cyril Henry Hoskin. En este libro, quizás un cuento de ficción, Rampa aprende a usar el tercer ojo para ver el aura de la gente y leer su “cualidad” energética, permitiendo que muchas nociones se filtren sobre la cultura y las prácticas tibetanas relacionadas con el tercer ojo.

En los antiguos monasterios tibetanos, por ejemplo, había un ritual muy especial durante el cual se perforaba el cráneo. La intervención, descrita por Rampa, parece haber permitido a los monjes ver el aura, desarrollando así la “visión interior” inmediatamente después de la operación.

El Tercer Ojo: para una mirada poco convencional

¿Cómo Activar el Tercer Ojo Hoy? Se dicen muchas cosas sobre este ojo interno. Por ejemplo, se supone que, cuando estamos abiertos, nos permite ver a través de las cosas, mirar lo macroscópico y lo microscópico, observar los chakras y ver entidades espirituales que vagan a nuestro alrededor.

Otros incluso hablan de vidas pasadas, de la lectura del pensamiento y de los vuelos astrales. ¿Pero eso es lo que realmente cuenta? ¿Es legítimo dedicarse a una práctica espiritual sólo para obtener “poderes” o facultades especiales para ser utilizados en el mundo “material”?

Muchos sabios indios y occidentales nos advierten: para desarrollar una verdadera clarividencia es necesaria una verdadera espiritualidad, fruto de años de trabajo interior y disciplina espiritual. No es una receta fácil, entonces. Por el contrario, los saltos al vacío sólo nos exponen a riesgos.

Después de todo, los indios fueron los primeros en desconfiar de las sidras, las “superpotencias” que se obtendrían en las etapas más avanzadas de la práctica del yoga. ¿El peligro principal? Ser cegado por el narcisismo y las gratificaciones del propio poder, y así perder de vista la verdadera evolución espiritual.

 

CARTAS TAROT

¿Qué es el Tarot y cómo leerlo?

El Tarot, aclamado y condenado por los poderes oficiales, esconde un mundo misterioso y maravilloso, enraizado en el inconsciente colectivo. Aunque muchos de nosotros vemos en ellos la supervivencia de supersticiones tontas, inútiles y peligrosas, el Tarot es mucho más que una baraja de cartas para magos improvisados o charlatanes dispuestos a derramar dinero al desafortunado hombre de guardia. Son iconos, arquetipos que hablan un lenguaje ignorado por la mayoría de nosotros, el de los símbolos.

Nos hemos acostumbrado al lenguaje de las palabras hasta el punto de olvidar que existen otras formas de comunicación, sólo piensa en el arte, que utiliza imágenes para transmitir mensajes. ¿Es, por lo tanto, menos eficaz? Absolutamente no para aquellos que están familiarizados con el lenguaje de los símbolos, de lo contrario sucede para aquellos que no lo conocen. Sólo a través del estudio y del esfuerzo considerable podemos recuperar su posesión y aprender sus secretos, tal como lo hace un bebé recién nacido en el mundo de las palabras. Dicho esto, vamos a descubrir qué es el Tarot y cómo leerlo.

¿Qué es el Tarot?

El Tarot son iconos, símbolos, arquetipos que comparten la naturaleza de las imágenes sagradas, las de los santos, las Madonas y varios ídolos. Imágenes que se denominan “Arcanos”, divididas en Mayores y Menores. El término “Arcano” a su vez oculta un significado oculto, el de “Arca”, o “custodia” en griego. Por lo tanto, estas imágenes deben mantenerse en custodia para que puedan ser transmitidas a la posteridad.

Por otro lado, las cartas del Tarot también son cartas de juego y como tales reconcilian dos universos diferentes: la magia y el mundo lúdico. De hecho, los 22 Arcanos Mayores son más místicos, marcados por nombres particulares como “Muerte”, “El Juicio”, “La Luna”, etc., los 56 Arcanos Menores en cambio se refieren a cartas tradicionales, “As de Palos”, “Cinco Copas”, etc…

Los Orígenes del Tarot

Los orígenes del Tarot son bastante misteriosos, de hecho, no hay suficientes datos significativos y claros. Hay quienes hablan de raíces indias, chinas o árabes, mientras que la introducción en Europa, según la mayoría de los investigadores, se remonta al siglo XV. Pero no es tanto el origen histórico lo que nos interesa como el simbólico, o más bien las raíces del Tarot en el llamado inconsciente colectivo, por hablar en términos jungianos.

¿Qué es el inconsciente colectivo? Es esa parte del inconsciente que compartimos con todos los demás hombres, que contiene los llamados arquetipos o símbolos que se manifiestan en todas las culturas. Una especie de instinto compartido, por ejemplo, el miedo a la oscuridad, que pertenece a todos, independientemente de su origen étnico (la forma de vivir o de superarlo pertenece al inconsciente individual). Así el Tarot sería un símbolo universal capaz de transmitir mensajes arquetípicos.

Su amplia difusión como instrumento iniciático y mágico tuvo lugar entre los años 1800 y 1900, cuando comenzaron a ser utilizados por numerosos grupos ocultistas y reinterpretados de manera original por varios esoteristas, entre ellos Arthur E. Waite y Aleister Crowley, a quienes debemos el nacimiento de dos racimos de Tarot particularmente famosos.

Para qué sirve el Tarot y cómo interpretarlo

Pero, de hecho, ¿por qué son tan populares hoy en día las cartas del Tarot y para qué sirven en la práctica? Interpretarlos favorecería el conocimiento de uno mismo, iría a actuar sobre el despertar de memorias ancestrales y aspectos ocultos de nuestra personalidad. Su lenguaje simbólico hablaría directamente a nuestro inconsciente, sin necesidad de ser filtrado por la palabra. Leer el Tarot y meditarlo nos permitiría dialogar con el alma, con nuestro ser profundo a través del lenguaje de los símbolos.

Quienes los interpretan correctamente conocen los secretos del lenguaje no verbal, actuando como intermediarios entre ellos y el consultor. El Tarot actúa en última instancia a un nivel subliminal, sin que seamos conscientes de ello, a través de las imágenes, los colores y las emociones que transmite.

El psicoanalista Carl Gustav Jung, siempre interesado en su simbología, dio una interpretación esclarecedora por decir lo menos, analizando el profundo significado simbólico, definiéndolos como “imágenes psicológicas, símbolos con los que se juega, como el inconsciente parece jugar con su contenido”. Se combinan de cierta manera, y las diferentes combinaciones corresponden al alegre desarrollo de los acontecimientos en la historia de la humanidad. Para Jung, interpretar el Tarot ayuda a familiarizarse con el inconsciente, a abrir un camino hacia él para elevarnos a un nuevo nivel de conciencia. La figura del Tarot que se nos aparece, por lo tanto, habla a nuestra alma y le siguen ciertas reacciones y pensamientos. En este sentido, el Tarot crea un puente entre la razón y la intuición.

En otras palabras, si pienso en un sector de mi vida y se me aparece una Carta, no es casualidad, sino que es mi inconsciente el que influye en su resultado. Porque mi inconsciente ya tiene la respuesta a esa pregunta y me transmite el mensaje a través de la Carta extraída, que luego será interpretada en soledad o con la ayuda de un mediador o adivino. Por lo tanto, no es, como a menudo se piensa, el adivino quien saca un Tarot en vez de otro, sino el propio consultor. El Tarot, en esta perspectiva, son verdaderos mensajeros, intermediarios “divinos”. Obviamente, la secuencia de las cartas también es importante porque hace explícita una secuencia temporal o lógica, por ejemplo en algunas interpretaciones la primera carta representa el pasado, la segunda el presente, la tercera el futuro.

Los significados simbólicos del Tarot

Como hemos visto, el Tarot se divide en 22 Arcanos Mayores y 56 Arcanos Menores. Los Arcanos Mayores son los principales arquetipos, mientras que los Arcanos Menores proporcionan información adicional. Para su conveniencia ilustraré a continuación los significados simbólicos de los primeros, pero considero que representan indicaciones de principio, que deben ser reinterpretadas de vez en cuando, dependiendo del caso específico y lo que ese significado representa para el consultor.

La Alfombra es una persona sin un camino personal bien definido, no sabe a dónde ir, podría ir a cualquier parte, aún no se ha dado cuenta de sí mismo. Sugiere ser más espontáneo, te anima a dejarlo ir y empezar de nuevo si es necesario.

  1. El Equipaje (o Mago) El Mago, a diferencia de la Alfombra, tiene la capacidad de crear su propia realidad, es inteligente y sabe cómo utilizar las herramientas que tiene para construir lo que propone. Él es el amo de sí mismo. Te anima a perseguir un objetivo, a diseñar y crear.
  2. La Papacita es una sacerdotisa muy sabia, capaz de usar la intuición y el conocimiento oculto. No está contaminada por emociones negativas y siempre sabe cuándo actuar en el momento adecuado. Sugiere estudiar lejos de la multitud, enfocarse en la interioridad.
  3. La Emperatriz es una mujer fuerte, poderosa, consciente de sí misma, un símbolo del poder creativo de la naturaleza que puede hacer cualquier cosa. Nos anima a ser creativos, a producir y mejorar nuestra propia realidad.
  4. El Emperador era un hombre de poder, maduro, con mucha experiencia a sus espaldas, seguro de sí mismo, un símbolo de la necesidad de autodisciplina, de tomar la iniciativa, de usar la fuerza de voluntad.
  5. El Papa representa a un individuo que actúa como guía, cuya función es transmitir el conocimiento en lugar de crearlo. Sugiere actuar de acuerdo a sus más altos principios morales o ser aconsejado por una persona sabia.
  6. Amantes Esta Carta simboliza el poder del amor, en cuyo nombre debemos aprender a confiar, a despojarnos del egoísmo y a tomar decisiones. Anime a la gente a escuchar a sus corazones.
  7. El Vagón simboliza la victoria sobre las dificultades a través del compromiso y sugiere centrarse en un objetivo específico, esforzándose lo más posible para lograrlo.
  8. Fuerza a Fuerza indica nuestra habilidad para dominar la naturaleza instintiva a través de la autodisciplina. Por eso nos exhorta a tener fuerza, a enfrentar los desafíos que la vida nos presenta con energía, sin desanimarnos.
  9. El Ermitaño es una persona sabia, solitaria, desprendida del mundo material, que sugiere que actuemos con prudencia, paciencia y lentitud.
  10. La Rueda de la Fortuna Es el destino que actúa independientemente de nuestra voluntad y que nos incita a aceptar el cambio, a captar el momento sin pensar demasiado en él.
  11. Es ella la que regresa buena o mala dependiendo de lo que nos merezcamos, basándonos en las acciones correctas o incorrectas que hemos cometido en el pasado. Nos lleva a reflexionar sobre nuestras acciones y sobre las consecuencias que podrían tener para nosotros y para los demás.
  12. El ahorcado es un hombre que se sacrifica voluntariamente al pasar por un doloroso proceso de iniciación. Nos anima a mirar dentro de nosotros mismos y a renovar nuestro punto de vista de una manera radical.
  13. La muerte indica el fin de algo, pero también el comienzo de algo más, es el papel de la transformación, de la muerte/renacimiento. Sugiere que es hora de abandonar los viejos esquemas y renacer de una manera nueva.
  14. Es la dulzura, la armonía, el equilibrio lo que sugiere que actuemos con moderación, para proceder con calma, sin agresividad.
  15. – El Diablo es el Enemigo dentro de nosotros, la oscuridad, el miedo, el lado oscuro del cual no somos conscientes. Nos insta a entrar en las sombras y a tomar conciencia de ellas para hacerlas constructivas.
  16. La Torre Es el cambio repentino e inesperado que nos incita a deshacernos de lo que ya no necesitamos, a romper con el pasado de una manera traumática.
  17. La Estrella es el tiempo de las grandes visiones, de las esperanzas, es el momento de la renovación, de la luz, lo que sugiere que todo va en la dirección correcta.
  18. La Luna es el lado oculto de las cosas, la imaginación, la feminidad, la ilusión, el sueño. Nos invita a descubrir lo que aún no sabemos, no a actuar, sino a prepararnos para la acción posterior al descubrimiento.
  19. El Sol es la Victoria que brilla en lo alto del cielo, el éxito que nos incita a actuar a la luz del Sol, de manera clara y transparente. El Juicio es el Juicio que nos lleva a hacer un balance de nuestra existencia y decidir, si es necesario, si cambiar algo. Nos dice que nunca es demasiado tarde para cambiar de dirección.
  20. El Mundo es la infinita alegría y belleza, la realización, la conclusión positiva de algo. Sugiere que podemos regocijarnos en nuestros éxitos.

Pulsa para volver a Cartas de Tarod

RITUALES

España a través de sus tradiciones

España es una tierra de leyendas, de historias singulares donde la historia se confunde a menudo con la fantasía y cuyos orígenes se pierden en la memoria. Conocer estas historias es definitivamente una forma divertida y original de conocer nuestra cultura popular. Gigantes, dragones, brujas, espíritus, batallas, santos y noches mágicas… La cantidad de leyendas es innumerable. Aquí están algunos de los más famosos.

Muchas de estas historias son la base de tradiciones, fiestas y rituales profundamente arraigados en nuestros países y ciudades. Tome nota de nuestra propuesta.

San Jorge contra el monstruoso dragón

Una de las leyendas más populares se remonta a la Edad Media y es la historia de San Jorge, protector de Aragón y Cataluña, y su lucha contra un dragón feroz que escupía fuego, para liberar a una princesa. El monstruo fue herido de muerte y en el momento en que derramó su sangre nació un rosedal de rosas rojas. De ahí el hábito en Cataluña de regalar una rosa a la mujer amada el 23 de abril, fiesta de la Santa. Es una hermosa tradición, que enriquece todos los lugares de la región con colorido y romance. Millones de rosas invaden las calles y casas de pueblos y ciudades, haciendo que este día sea absolutamente especial. Intenta visitar en esta ocasión justo Barcelona, un escenario ideal para experimentar el encanto de este aniversario. Pero el día de San Jorge ofrece muchas otras alternativas.

Por ejemplo, en el monasterio de Montblanc, en la provincia de Tarragona, coincidiendo con la conmemoración del patrón, se celebra la Semana Medieval. Se puede pasear por las calles del recinto amurallado, con banderas y escudos de armas, con soldados y caballeros atrevidos, participando en una gran fiesta con cenas y mercados medievales, un concurso de bufones y, por supuesto, la representación de la valiente lucha del santo contra el dragón.

Los Amantes de Teruel

Los orígenes de esta romántica leyenda también se remontan a la Edad Media. La tradición cuenta que, en el siglo XIII, dos jóvenes turolenses, Isabel de Segura y Diego de Marcilla, murieron de amor tras una serie de trágicos acontecimientos que les impidieron unirse para siempre. Sus cuerpos descansan en un mausoleo situado junto a la iglesia y torre de San Pedro, que forma parte del complejo mudéjar de Teruel, inscrito en la lista de Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Esta ciudad de Aragón conmemora cada año este drama medieval. En febrero, las calles y plazas del casco antiguo recrean el ambiente de la época y miles de enmascarados salen a las calles participando en esta fiesta que combina cultura y diversión, y donde no faltan acróbatas, faquires, narradores, verdugos, nobles y sirvientes. Pero el plato fuerte es la representación del drama de los Amantes en diferentes partes de la ciudad.

Estas son dos de las muchas leyendas españolas. Pronto les contaremos más historias sobre nuestras tradiciones más populares.

Pulsa para volver a Rituales

HISTORIA DEL ESOTERISMO

Esta historia del esoterismo ha sido compuesta a partir de piezas de diferentes autores para ofrecer un material escogido que presenta una fácil búsqueda de las fuentes originales.

Demostraremos, con la ayuda de pensadores válidos y reconocidos, que también en el cristianismo, como en todas las grandes religiones, ha habido esoterismo; una enseñanza que creemos que está al alcance de la Iglesia oficial, pero que no es objeto de ninguna forma de divulgación.

Esta historia fue concebida para ofrecer las bases para una mayor profundización del Esoterismo. No quiere ser dogmática, sino que se esfuerza por presentar argumentos que sean aceptables para la razón. Por lo tanto, se dirige a todos, incluso a los que se llaman ateos, pero que no están en el centro de sus corazones.

Hoy en día, desafortunadamente, el esoterismo no tiene una señalización muy precisa; a menudo por culpa de alguna tienda esotérica con malas prácticas.

Por esta razón, la gente, preocupada por los muchos problemas de la vida diaria, pasa junto a él sin siquiera darse cuenta.

Por más de cien años, algunos grandes iniciados nos han mostrado el camino. Citamos algunos, omitiendo otros por brevedad: H.P. Blavatsky, Annie Besant, W.C. Leadbeater, Alice Bailey, R. Steiner, Max Heindel, Paramansa Yogananda, P. Ubaldi, Krisnamurti, Omraam Mickhael Aivanhov, Sai Baba, etc. Deseamos expresarles nuestro más sincero agradecimiento por habernos proporcionado las indicaciones necesarias para un correcto viaje.

ADVERTENCIA A LOS SABIOS

El fundador de la religión cristiana formuló una máxima oculta cuando dijo: “De cierto os digo que el que no reciba el reino de Dios como un niño, no entrará en él. (Marcos X, 15). Todo ocultista reconoce la profunda importancia de esta enseñanza de Cristo y trata de vivirla día a día.

Cuando una nueva filosofía se presenta al mundo, es recibida de manera diferente según las diferentes personas.

Uno tomará posesión codiciosamente de cualquier nuevo intento filosófico para verificar hasta qué punto puede apoyar sus ideas personales. Para tal persona, la filosofía en sí misma es de importancia secundaria. Su principal valor será su capacidad para apoyar sus ideas. Si la obra filosófica responde a las expectativas de esa persona, la adoptará con entusiasmo y se adherirá a ella con un fanatismo que no tiene nada que ver con la razón, de lo contrario, la misma persona, se despojará de su obra con indignación, con la impresión de que la autora casi quiso hacer de ella una afrenta personal.

Otra persona adoptará una actitud de escepticismo si descubre que la obra contiene algo que no ha leído, oído o descubierto previamente en su propio pensamiento. Esta persona rechazaría con desdén como totalmente injustificada la acusación de que su actitud mental es el colmo de la autosatisfacción y la intolerancia. Sin embargo, este es el caso, y así cierra su mente a aceptar cualquier verdad que pudiera estar oculta en lo que rechaza sin tratar de entender.

Estas dos clases de personas le dan la espalda a la luz. Las ideas preconcebidas las hacen inaccesibles a los rayos de la verdad, “un niño”, desde este punto de vista, es justo lo contrario de las personas educadas. No está imbuido de un sentimiento abrumador de conocimiento superior, ni se siente obligado a parecer sabio o a esconder su ignorancia en torno a ningún tema, detrás de una sonrisa o una mueca.

El niño es francamente ignorante, libre de opiniones preconcebidas y por lo tanto eminentemente receptivo. Todo lo acepta con esa magnífica actitud de confianza, que podemos llamar “fe ingenua”, en la que no hay sombra de duda. De esta manera, el niño se atiene a la enseñanza que ha recibido hasta que está bien o mal.

En todas las escuelas de ocultismo se empieza por pedir al discípulo, al darle una nueva enseñanza, que olvide todo lo demás y que no se deje influenciar por las preferencias y prejuicios, manteniendo su espíritu en un estado de espera tranquila y pensativa. Así como el escepticismo nos ocultaría las verdades de la manera más completa, así también esta actitud tranquila y confiada de la mente permitirá que la intuición, esta ciencia innata, tome conciencia de la verdad contenida en lo que se propone. Esta es la única manera de discernir la verdad de lo falso.

ALGUNAS SUPOSICIONES BÁSICAS

Vivimos en una época de extremismo y de contrastes impresionantes, en la que los más extraordinarios descubrimientos científicos del Reino Material coinciden con los aún más sorprendentes del futuro de la Conciencia. Pero si los primeros parecen verdaderos descubrimientos, los segundos no son más que redescubrimientos del Conocimiento de los Antiguos.

De hecho, nos damos cuenta poco a poco de que gran parte de este conocimiento descartado por los racionalistas como simple superstición, no puede ser ignorado o negado de manera tan sistemática y que los fenómenos sobrenaturales (paranormales), previamente atribuidos a la intervención esporádica de la divinidad, no eran más que manifestaciones de fuerzas naturales, en manos de quienes sabían cómo manipularlas o de facultades perceptivas todavía latentes en la mayoría de los hombres.

El hombre ha descubierto que estas facultades están en él y pueden ser, en parte, heredadas y desarrolladas científicamente a través de las enseñanzas de un maestro calificado. En este caso es posible probarse a sí mismo con las propias percepciones la existencia de los planos superfísicos, de los estados superiores de conciencia, de las muchas entidades desencarnadas y de los numerosos poderes y potencialidades de las que hasta entonces se había ignorado la existencia. Al esperar a poseer estas facultades, hace que su conocimiento dependa del testimonio de quienes las han adquirido, de la misma manera que acepta como verdaderos los testimonios científicos de los científicos sobre astronomía, u otros fenómenos científicos que no tiene el deseo o la posibilidad material de descubrir por sí mismo.

En una palabra, la ciencia oculta es, en el más mínimo detalle, tan científica como la de la materia y el hecho de que haya ocultistas mediocres, indiferentes o fraudulentos no puede en modo alguno cuestionar la Verdad misma.

¿QUIÉNES SON LOS AUTORES DE LOS ARGUMENTOS ESOTÉRICOS?

Cuando hablamos de verdaderas Enseñanzas de Sabiduría, que datan de miles de años y representan el fundamento de todas las grandes religiones, encontramos autores antiguos y modernos. Si bien no podemos establecer las características peculiares de las antiguas, sí podemos dividir las modernas en tres grandes categorías:

  1. personas con clarividencia (Rudolf Steiner, Max Heindel, Mons. Leadbeater, etc.),
  2. personas con telepatía superior, algunas de ellas también tienen clarividencia, (madame Blavatsky, Annie Besant, Alice Bailey, etc.),
  3. personas normales que recopilan y procesan la información proporcionada por los autores de las categorías 1 y 2. Arthur Powell, con su gran obra sobre los mundos invisibles, es un ejemplo clásico de ello.

Pulsa para volver a Historia del Esoterismo

Clarividencia

Hay personas que tienen una sensibilidad particular que, con una larga y severa práctica, puede adquirir lo que se llama “clarividencia voluntaria” o el despertar del “tercer ojo”, que los hindúes representan con una gema en medio de la frente de sus dioses. Pueden investigar seres y cosas compuestas de materias distintas a la física y sus investigaciones son independientes del tiempo. El Uraeus, o serpiente simbólica, colocada en las frentes de los sacerdotes de las antiguas Enseñanzas, indicaba en esta habilidad el origen de su sabiduría.

Los voluntarios clarividentes son muy raros porque para adquirir esta habilidad se necesita poseer habilidades especiales y hacer un curso de entrenamiento largo bajo la guía de un maestro calificado. He aquí la descripción de los dos tipos de clarividentes dada por Max Heindel: “El clarividente voluntario ve e investiga a voluntad, mientras que el médium (clarividente involuntario, ed) es incapaz de investigar para obtener información, porque no puede observar lo que quiere…”.

La mayoría de la gente no distingue entre los dos; sin embargo, hay una regla infalible, a la cual todos pueden adherirse: Ningún clarividente debidamente entrenado ejercerá la clarividencia con fines de lucro, ya sea dinero o cualquier otra cosa; no la usará para satisfacer la curiosidad, sino sólo para ayudar a la humanidad.

Nadie que sea capaz de enseñar el método apropiado para el desarrollo de esta facultad dará tal lección con fines de lucro. Aquellos que piden dinero para ejercer la clarividencia o para dar conferencias sobre estas cosas, en realidad no poseen nada que merezca ser pagado. La regla dada es un estilo de conducción seguro que puede ser seguido por todos con total confianza.

Telepatía Superior

Es una forma de transmisión y recepción del pensamiento entre una persona y otra, que puede ser uno de los Maestros (seres particularmente evolucionados), de lo que hablaremos en las próximas cartas.

El que recibe los mensajes, a diferencia de los médiums, no cae en trance, sino que permanece bien despierto para escuchar lo que se le dice, para escribirlo en beneficio de otros investigadores. En este estado de conciencia, también puede hacer preguntas al Maestro y pedir aclaraciones sobre el tema que está tratando.

EN BUSCA DE LA PRIMERA RELIGIÓN

La RELIGIÓN es el conjunto de creencias y actos de culto que conecta la vida del hombre con un orden superior y, sobre todo, con la divinidad, entendida como el fin último de todas las cosas.

Desafortunadamente, aunque de buena fe, muchos autores, ya sea por ignorancia de los símbolos o por malas traducciones, han traído generalmente a los lectores una idea bastante distorsionada de las religiones antiguas, en lugar de mostrar con cuánta pureza nuestros antepasados sabían cómo percibir la Divinidad.

Max Muller habla de ello de la siguiente manera: “Tan pronto como conocemos algo de los pensamientos y sentimientos del hombre primitivo, lo encontramos en posesión de una religión, una religión de fe o veneración, de moralidad o visión extática: una religión de miedo y esperanza, o de suposición o respeto por el Gran Dios a través de varios símbolos”.

El lenguaje simbólico

El símbolo, es un signo o dibujo, que evoca lo abstracto o no presente. Puesto que la mente del hombre primitivo no habría podido asimilar el significado de palabras como, por ejemplo, “Dios”, “alma”, “eterno”, “omnipotente”, los jeroglíficos y símbolos eran las formas comunes de escritura en la antigüedad; no eran una “cosa” sino que la representaban y, por lo tanto, no debían tomarse literalmente.

El hecho de que algunos traductores fueran incapaces de diferenciar el símbolo de lo que representaba llevó a una considerable mala interpretación. Esto, desafortunadamente, a veces ha dado la impresión de que había idolatría donde, en cambio, había una profunda adoración y veneración de la Divinidad. Este error fue particularmente relevante a la hora de descifrar y traducir documentos relacionados con las religiones de las tradiciones más antiguas.

Los primeros símbolos consistían en líneas y figuras geométricas simples a partir de las cuales, con el tiempo, las figuras se fueron haciendo cada vez más complejas. La amplia difusión de los símbolos y la igualdad de sus significados, hace suponer que tienen un origen común. Leemos, de hecho, en algunos escritos antiguos de Yucatán, que los símbolos vinieron de la Tierra de los Mu; algunos documentos egipcios indican el origen en las tierras de Occidente. Otros escritos hindúes y orientales nos dicen de dónde vienen de la Madre Tierra en el Este.

El Círculo

De todos los símbolos, el Círculo ciertamente ocupa el lugar más importante porque era considerado el más sagrado de todos. Junto con el cuadrado con los cuatro lados iguales y el triángulo, fue utilizado por los sacerdotes para representar gráficamente los conceptos relacionados con la vida y la espiritualidad.

El Círculo era un símbolo universal, muy adecuado para enseñar a los primitivos el sentido del infinito y la eternidad, lo encontramos en las ruinas de los Templos de los Santos Misterios en Egipto, Babilonia y Perú. Puesto que el círculo no tiene principio ni fin, representa el símbolo ideal para que una mente primitiva comprenda el sentido de lo infinito y lo eterno. El Círculo también representaba al Sol (llamado Ra), que indicaba la unicidad y todos los atributos de la Divinidad; un concepto que utilizamos cuando dijimos que “Dios es todo y todo viene de Dios”.

Sobre el Círculo es muy interesante leer lo que fue escrito en un papiro de Anana (escriba en jefe y consejero real de Sed II), hace unos 3200 años: “La eternidad no tiene fin, así que no tiene principio, y por consiguiente la eternidad es un círculo…”. Si continuamos viviendo debemos continuar para siempre, y si continuamos para siempre, como el círculo y la eternidad, el hombre no tiene principio”.

El Triángulo

El triángulo equilátero, un símbolo que data de hace más de 50.000 años, fue diseñado para dar a los hombres primitivos la representación simbólica de Dios, Uno y Trino al mismo tiempo. El concepto de la Trinidad divina es muy antiguo y ha llegado hasta nosotros, aunque de una época a otra ha tomado diferentes nombres y aspectos. El Triángulo también fue usado para simbolizar el Paraíso, ya que éste era el hogar de Dios. Para una interpretación más detallada de este símbolo, véase la parte final del capítulo “La pirámide, el símbolo”.

La Plaza

El cuadrado con los cuatro lados iguales se utilizó para simbolizar la tierra ya que sus cuatro esquinas representan los cuatro puntos cardinales (norte, sur, este y oeste). Círculo, Triángulo y Cuadrado eran símbolos universales como los encontramos entre todos los pueblos de la antigüedad.

La Cruz

Entre los símbolos antiguos, también debemos mencionar la Cruz que aparece en tres formas diferentes: la Tau (una línea vertical con una línea horizontal que descansa en la parte superior), la Cruz astronómica (una cruz X incluida en un círculo) y la Cruz ansata, definida como Faraones y Dioses (se dibuja como la Tau, pero por encima, en el centro, tiene una especie de ojal.

El Tau simboliza la vida que emerge (se eleva) de las aguas trayendo vida. Es la vida traída por la lluvia la que hace que las semillas florezcan y se “levanten” hacia arriba para que se conviertan en plantas generosas con flores y frutos. Por lo tanto, representa la vida en abundancia. En las antiguas escrituras mayas, la Tau se representa generalmente como un árbol con dos ramas ricas en flores y frutas. El nombre y la letra de este símbolo no han cambiado con el tiempo, era T-a-u en la Madre Tierra y es T-a-u todavía hoy. Lo encontramos en egipcio, hindú, chino, caldeo, incas y otros escritos antiguos. La Cruz de Ansata, también llamada “La Cruz del Nilo” porque a menudo se encuentra tallada en monumentos egipcios, representaba la Sabiduría Secreta, no sólo para los antiguos egipcios, sino también para los fenicios, caldeos, mexicanos y peruanos.

Con el paso del tiempo, los símbolos sagrados se volvieron más complejos y complicados, con varias elaboraciones de las que hemos examinado. En la época egipcia, los símbolos eran tan numerosos y complejos que ni la mitad de los sacerdotes podían entenderlos.

A este respecto, un ensayo egipcio, Hermes Trismegisto (hacia el siglo III d.C.), exclama en uno de sus escritos: “¡Oh Egipto! Egipto, de toda vuestra religión, sólo quedan cuentos de hadas al alcance de vuestros discípulos, tan poco entienden vuestra religión. Sólo las palabras grabadas en la piedra hablan de tus glorias religiosas. Los chiítas, o los habitantes de las orillas del Indo, u otros bárbaros, ocuparán tu hermosa tierra.

La pirámide, el símbolo de los símbolos

El número cinco tiene un enorme significado para la humanidad. Un ejemplo es la Gran Pirámide de Giza, que es el templo más sagrado jamás erigido en la tierra. Fue construido bajo la supervisión directa del Creador mismo, y sus estructuras contienen simbólicamente la descripción exacta de la historia de la humanidad, desde el tiempo de Moisés hasta los mil años de gloria que seguirán a la tribulación.

La pirámide es, por supuesto, con los suelos cinco vértices, la representación arquitectónica del número cinco. Pero su simbolismo va mucho más allá. Su proyección en el suelo es un cuadrilátero. El número cuatro es siempre la planta baja, con sus limitaciones, sus carencias, sus rivalidades y su egoísmo.

Los individuos cuya naturaleza expresa los cuatro están siempre en desacuerdo con el medio ambiente y las personas que los rodean. Tienden a pensar que los demás “se comportan mal”, y esta impresión es mutua. No es casualidad que el cuadrado o rectángulo sea la forma geométrica preferida para dividir los suelos y las propiedades en general, ya que el concepto de propiedad separada está en línea con la rivalidad y la separatividad inherentes en el número cuatro.

Pero, en la pirámide, el vértice superior eleva el número total de vértices a cinco. También genera cuatro triángulos, y en ocultismo es bien sabido que el triángulo tiene un significado espiritual de suma importancia, que cualquiera con ojos para ver puede descubrir.

Este significado se refiere a la triple naturaleza del hombre -física, emocional y mental- que se encuentra en todo lo hecho a “imagen de Dios”, ya que el Creador de todo lo que existe se manifiesta siempre de manera triple. Esto también es ilustrado por la Trinidad de los Cristianos, en términos de Padre (correspondiente a Voluntad, Creatividad y cuerpo físico), Hijo (Amor Divino o Conciencia Crística) y Espíritu Santo (aspecto mental).

Esoterismo como punto común de todas las culturas

A continuación, se resumen algunos de los descubrimientos del Dr. Paolo Schliemann, quien hizo un voto solemne a su abuelo Henry, para dedicarse a la investigación arqueológica que comenzó. Aquí están algunas de sus conclusiones después de las excavaciones en el cementerio de Val Caschuna, donde están enterrados los antiguos Chimus.

Schliemann dice: “El templo, para la Atlántida, los egipcios, los mayas y los chimus, era el centro de la fundación política y de la vida social, el eje del arte, la ciencia, la religión y la educación. Incluso la frase “puertas de oro” puede ser alegórica; en todo caso esas personas ya eran grandes fundidores de metales y famosos por cubrir las pirámides de Egipto y México con brillante cemento de oro, de una fuerza ya no alcanzada…. El uno y el otro de igual construcción se dirigen como los brazos de una cruz, hacia los mismos puntos de dirección astronómica. La línea de centros está en el meridiano astronómico, que ellos conocen bien”.

Schliemann, por razones bien fundadas, cree que las extrañas medallas de las excavaciones fueron utilizadas en la Atlántida hace unos 40 mil años, y cierra su historia con una nota de su abuelo Enrique: “La religión egipcia era la misma que la de los mayas. Ra era el dios egipcio del Sol y Ra-Na el de los antiguos peruanos. Todas las naciones sienten su infancia y madurez. No he encontrado un Egipto salvaje, ni un Maya bárbaro. Encontré que estas naciones maduran en su juventud; canales, viaductos, caminos suspendidos, templos, irrigación de campos, medicina, astronomía y organización del alto gobierno. Los mayas y egipcios no eran negros, sino amarillos; tenían esclavos y casta intelectual. Las relaciones entre las castas eran intelectuales y humanas.

La narración de Schliemann abre nuevos horizontes sobre los primeros pasos de la humanidad y el florecimiento de una remota civilización desaparecida, que ha durado un tiempo extraordinariamente largo, hasta el punto de convertirse en iniciadora de una verdadera ciencia diseminada por todo el mundo.

Por muy oculto que sea, las obras de arte lo revelan a quienes las estudian sin el alboroto teórico del espíritu hierático (sacerdotal, nota del editor) impregnado de ellas. Frente a las obras prehistóricas pocos no quedan como analfabetos en presencia de las letras; esto sucede por el desconocimiento del lenguaje simbólico utilizado y por la creencia de que las letras faltaban y por lo tanto no podía haber cultura literaria o artística.

Pulsa para volver a Clarividencia

 

LA PRIMERA RELIGIÓN, LA MÁS SIMPLE Y PURA


 

Desde muchos puntos de vista, parece que una religión, dondequiera que esté, sigue siendo sagrada. Porque por imperfecta y pueril que sea, siempre pone el alma humana ante Dios; y el concepto de Dios, por simple e ingenuo que sea, expresa lo que el Alma en ese momento considera el ideal más elevado de perfección que se puede alcanzar.

Las Sagradas Escrituras de la Madre Tierra nos dicen que la religión de la época, la primera de la humanidad, era la forma más simple y pura de adoración a Dios, llamada “Gran Infinidad”, que jamás ha sido enseñada y seguida en la tierra. En esta religión se veneraba a un solo Creador, o Divinidad, a quien se le daban muchos atributos, cada uno correlacionado con un símbolo.

Es notable que no hay diferencia fundamental entre nuestra concepción y su concepción de Dios. La Divinidad fue venerada y tratada con tal deferencia que Su nombre nunca fue pronunciado. En las antiguas civilizaciones maya, hindú, uigur y otras, se hablaba de la Divinidad como algo inalcanzable, algo desconocido.

La religión del Sol

Se ha demostrado, ya irrefutablemente, que una religión del Sol, con ritos similares, con idénticos colegios de sacerdotes, astrónomos, con los mismos templos con enormes piedras chapadas en oro, con la misma ciencia de embalsamar a los muertos, con mitos y símbolos comunes (como los de la montaña santa), del árbol sagrado, de los cuatro ríos, de la cruz, de la serpiente), realiza su imponente procesión desde el Atlas bereber hasta Egipto y Caldea, y desde México hasta Perú, por el mismo camino por el que se han encontrado los dólmenes, los montículos y las pirámides.

LA JERARQUÍA PLANETARIA

Hemos visto, en cartas anteriores, que, en el largo curso de la evolución de la humanidad, siempre ha habido algunos Grandes Seres que han trabajado para asegurar que las cosas procedan de acuerdo a un plan preestablecido hace mucho tiempo.

Aún hoy existen Grandes Seres que guían la evolución de la humanidad. El conjunto de estos Seres Iluminados es llamado por varios nombres, incluyendo: “Jerarquía Planetaria”, “Centro de los Maestros de Sabiduría” y “La Gran Logia Blanca”.

Miembros de la Jerarquía

Algunos componentes de la Jerarquía están actualmente encarnados en un cuerpo físico, mientras que otros viven en un cuerpo etérico (energético) en los mundos sutiles. Algunos de ellos, encarnados en un cuerpo físico, habitan en las montañas del Himalaya, pero la mayoría de ellos están dispersos por todo el mundo y viven, de incógnito, en varias naciones.

Los miembros de la Jerarquía buscan ayudar a la humanidad en su camino espiritual a través de grupos o movimientos entre los que podemos enumerar, para abreviar: templarios, francmasones, rosacruces y la Sociedad Teosófica. Es cierto, sin embargo, que los Maestros tienen pleno respeto por el libre albedrío de los humanos, lo que claramente limita su ámbito de acción.

Algunos de ellos son seres humanos que han alcanzado un alto grado de perfección y han logrado así la “resurrección de la carne”, es decir, ya no tienen la obligación de renacer en un cuerpo físico para proceder a su evolución. Entre ellos se encuentran, en aras de la brevedad, los Maestros: Morya, Koot-Hoomi, el veneciano, Serapis, Hilarión, Jesús, Saint-Germain y Djwal Khul.

Así que Alice Bailey habla de ello en su libro Iniciación Humana y Solar:

“En la actualidad, estos Maestros están encarnados en todo el mundo con el único propósito de participar en las actividades, ocupaciones y trabajos de difusión de la verdad en las diferentes Iglesias, ciencias y filosofías. De esta manera producen dentro de cada organización una expansión, una apertura, una desintegración tan necesaria e imposible. Sería sabio para los estudiantes de ocultismo reconocer estos hechos y cultivar su habilidad para identificar las vibraciones de la Jerarquía que se manifiestan a través de los discípulos en los lugares y grupos más impensables.

El trabajo de la Jerarquía

Los Maestros contribuyen de mil maneras al avance de la humanidad. Desde las esferas más elevadas, la luz y la vida que pueden ser libremente recibidas y utilizadas por todos aquellos que son suficientemente receptivos, como los rayos del sol, se derrama sobre la Tierra.

… Y luego los Maestros, que tienen un vínculo particular con las religiones, las usan como reservorios en los que derramar energía espiritual para que sea dada a los fieles de cada religión como un “medio de gracia”.

Existe, por lo tanto, el gran trabajo intelectual a través del cual los Maestros envían poderosas formas de pensamiento (pensamientos concentrados en una cierta idea, ed) que capturadas por hombres brillantes, son asimiladas por ellos y entregadas al mundo. De la misma manera ellos envían a sus discípulos sus voces notificándoles de las tareas que deben llevar a cabo… el trabajo de guiar y supervisar la enseñanza de los jóvenes discípulos y el envío de ayuda específica en muchos casos.

En el mundo físico vigilan la sucesión de los acontecimientos, corrigen y neutralizan, en la medida permitida por la Ley, las tendencias nocivas, reequilibrando continuamente las fuerzas que se oponen o facilitan su progreso, fortaleciendo el bien y debilitando el mal.

La influencia de los Maestros en las Escuelas de Esoterismo

Algunas Escuelas de ocultismo y tendencia teosófica han afirmado ser las únicas poseedoras de la enseñanza de los Maestros y el único punto focal de sus esfuerzos, limitando así su trabajo y formulando premisas de que el tiempo y las circunstancias no dejarán de ser inexactas.

Ciertamente trabajan a través de estos grupos de pensadores y dan una gran cantidad de su energía en tales organizaciones, pero tienen a sus estudiantes y discípulos por todas partes y trabajan a través de numerosos cuerpos y con diferentes métodos de enseñanza.

La Jerarquía vista por el Maestro Djwal Khul

Nota: Este mensaje fue recibido y luego escrito por Alice Bailey.

La Jerarquía está formada por seres humanos y espirituales. Estos Maestros, deseosos de ayudar a la humanidad, han asumido la responsabilidad de ayudar al hombre en su evolución. Entre ellos se encuentran estudiantes, Iniciados, así como Algunos Maestros sujetos a los Chohans y Kumaras quienes, a su vez, representan a los Seres conscientes más evolucionados de nuestra esfera planetaria. No son diferentes a las descripciones hechas para los Ángeles y los Arcángeles en las religiones occidentales.

La Jerarquía está trabajando, a nivel político, para crear cooperación internacional y síntesis económica. En el campo de la religión, por otro lado, busca difundir la conciencia espiritual y una religión de tipo universal. En los campos de la ciencia, la educación y la psicología, su propósito es expandir la conciencia, el conocimiento y las capacidades humanas en general.

Los miembros de la Jerarquía envían constantemente pensamientos, ideales, semillas de actividad y proyectos al mundo para influir en aquellos que trabajan en los campos político, económico y científico. Estos planes son a veces idealistas, pero son realizables. La Cruz Roja Internacional es un ejemplo exitoso de esta influencia.

Aquellos que se abren a las inspiraciones enviadas por los Maestros y se dedican al “bien mayor”, son a veces instruidos por los mismos Maestros mientras sus cuerpos duermen… Estas personas, sin embargo, no deben trabajar en esta dirección sólo para beneficio personal, sino que deben ofrecerse como cooperadores para aquellos que trabajan en los niveles más altos.

Maestros vistos por Giuseppe Filipponio

… Estos Hermanos Mayores de la humanidad han pisoteado, como hombres en la tierra, el largo camino de la evolución, y han entrado en las filas de los Grandes Seres que ahora protegen y guían el destino del hombre sólo después de haber pasado por todos los procesos que nos elevan a dimensiones más espirituales.

Ellos han triunfado sobre el asunto y han logrado su meta suprema a través de los mismos logros y sacrificios que enfrentamos y con los que luchamos en nuestras vidas. Han conocido cada paso del camino del sufrimiento, han pasado por todas las experiencias, han luchado por redimir sus debilidades humanas y han vencido a través del dominio de los aspectos materiales de su ser humano.

Maestros vistos por David Anrias

Cuando un hombre llega al Nirvana o a la Liberación no está obligado a conservar su cuerpo físico ni a reencarnarse en otro. La elección es suya: o prefiere vivir una existencia sin cuerpo para siempre o habita en la tierra por un tiempo considerable como Maestro de Sabiduría, en este caso tendrá una función dentro de la Jerarquía Oculta y ayudará al desarrollo de la humanidad de maneras extremadamente diferentes.

Los Maestros pueden hacer milagros, pero raramente lo hacen porque creen que, excepto en casos excepcionales, todo milagro es una forma de exhibicionismo. Porque su falta de vanidad es tan total que, a pesar de su nobleza y de sus grandes poderes, han sido tan modestos que se les ha llamado Hermanos Mayores y Siervos de la Humanidad; en efecto, según sus intenciones viven para servir y guiar, porque los que guían no hacen otra cosa que servir. Sin embargo, su función de guía no impide el libre albedrío del hombre, porque esto violaría la Ley. Sugieren, pero no ejercen presión, inspiran, pero nunca ordenan.

Por lo tanto, podemos ver que, aunque los Maestros tienen su espíritu en el Cielo, sus pies están en nuestra tierra, es decir, no son vagos soñadores, sino fundamentalmente hombres prácticos. Ya no tienen los vicios y debilidades del mortal común, porque se dejaron vencer por el camino que conduce al Adepto. Por lo tanto, tienen la aptitud para la comprensión total y la tolerancia, combinada con una inmensa compasión y, muy importante como ellos mismos dicen, un pronunciado sentido del humor.

Aclaración correcta

Me gustaría recordarte que cuando piensas en la Jerarquía, lo haces en términos de Maestros (como hace la mayoría de la gente), o en términos de Iniciados Superiores. Eso no es correcto. Todos los discípulos que son aceptados están en la periferia de la Jerarquía y su influencia.

La ilusión sobre los Maestros

MUNDO ASTRAL: un mundo invisible, donde los muertos viven y donde los vivos experimentan emociones, deseos y pasiones. Los difuntos, a veces, se presentan a los vivos como “maestros” y ofrecen servicios o enseñanzas. La mediumnidad” y la “escritura automática” son dos de los muchos fenómenos debidos al contacto con el mundo de los “muertos”.

Después de haber dado algunas aclaraciones sobre los Maestros y la Jerarquía, creemos que es correcto hablar de una ilusión particular, hoy muy difundida, entre los que asisten a círculos ocultos o escuelas espirituales. A esta ilusión se someten a menudo algunos jefes de tales organizaciones que afirman estar en contacto con algún Maestro, espíritus iluminados o, incluso, con nuestro Señor Jesucristo, mientras reciben sólo mensajes medianos del espíritu de un difunto. A menudo también engañan a los estudiantes diciendo que, tarde o temprano, también vendrán a encontrarse con el Maestro.

Leemos cómo Alice Bailey, en el Tratado de los 7 Rayos, ilustra este fenómeno:

“Incluso las corrientes del esoterismo, teosóficas y rosacruces (particularmente en sus escuelas internas), tienen sus propias formas particulares de esta ilusión de guía interna. Aunque de naturaleza diferente a las anteriores, los efectos son muy similares y reducen a los seguidores en la condición de ser guiados y a menudo dirigidos por voces ilusorias.

“A menudo los líderes de la organización afirman estar en comunicación directa con un Maestro o con toda la Jerarquía de Maestros, de quienes reciben órdenes. Éstos se transmiten a todos los miembros, que deben obedecerlos con prontitud y sin discusión.

“En este sistema, dado bajo el nombre de desarrollo esotérico, la meta de tal relación con el Maestro o Jerarquía se presenta como un incentivo para estudiar o meditar, y el aspirante es llevado a creer que un día u otro escuchará la voz de su Maestro, quien lo guiará sugiriéndole qué hacer y cómo tomar parte en diferentes roles.

“La mayoría de las dificultades psicológicas encontradas en los grupos esotéricos pueden ser atribuidas a esta actitud y a esta esperanza engañosa ofrecida al neófito.

“… La guía que tan a menudo obedecen los adherentes a las distintas corrientes esotéricas no es la de la Jerarquía, sino su reflejo astral (responden, por tanto, a la ilusoria y distorsionada presentación construida por el hombre de un gran hecho espiritual). Si así lo quisieran, podrían responder a la realidad…

“… Hoy en día, los místicos de todo tipo, por su predisposición natural a la vida introspectiva y negativa, escuchan voces, reciben órdenes y obedecen impulsos que sostienen que vienen de Dios. En todas partes hay grupos comprometidos con la vida espiritual, para conocer el proyecto de Dios o para colaborar de una manera u otra. Algunos operan con inteligencia y sus premisas y los intentos son a veces correctos, pero generalmente siguen un camino equivocado, porque son principalmente de naturaleza astral”.

Una sugerencia de Roberto Gervasio

Todo lo que puedo hacer ahora es tratar de advertir a la gente con los medios a su disposición, tratar de evitar sus experiencias traumáticas.

Estos mistificadores no son una teoría abstracta, están cerca, muy cerca de nosotros. Tienen personas encargadas de hacer seguidores en todas partes, utilizan todos los sistemas de comunicación modernos.

Los mercaderes de lo oculto, aquellos que te prometen (por una cuota) la Iluminación, el conocimiento, incluso la remisión del Karma, el despertar iniciático, viven entre nosotros.

Aquellos que prometen cambiar su vida para mejor, que dicen curar el cáncer y cualquier otro mal, son personas reales, ponen anuncios halagadores en periódicos y revistas, difunden folletos con fotografías y dibujos atractivos. ¡A menudo tienen psicólogos, expertos en mensajes subliminales que ponen en marcha sus campañas publicitarias!

¡Atención! ¡Usen la máxima y absoluta atención! Por favor, tenga cuidado antes de tomar cualquier decisión. Antes de tomar decisiones a su favor piense y una y otra vez….

estos nombres: tolerancia, perdón, luz y esperanza; que vuestra mirada nunca sea despreciativa de la moral, sino que la deslumbrante dulzura del Conocimiento: sin este cinturón de seguridad, sin este escudo, toda voluntad de actuar será en vano.

Pulsa para volver al La Primera Religión

LA TRADICIÓN ESOTÉRICA

Esta tradición se refiere a la doctrina fundamental que incluye las leyes básicas y principales concernientes a la naturaleza de la Divinidad, el Universo y el hombre….

… La enseñanza esotérica revela, entre otras cosas, a la humanidad las Leyes y Principios sobre los que se organiza la vida planetaria, la existencia del Gobierno interno (tema que discutiremos en la próxima carta del editor), o el dominio de las causas que caen en el mundo como acontecimientos; revelan que en la base del Plan General hay un proceso evolutivo, y también revelan la Unidad de la Vida y del hombre como microcosmos, contraparte del macrocosmos…

… Se puede tener una idea de la antigüedad de la Sabiduría Antigua o Teosofía, admirando las huellas dejadas en las Religiones Solares de los Incas y de los Parsis, leyendo los libros sagrados de la India y de Egipto, el Pimandro de Ermes Trismegisto, el libro de Thot, los libros egipcios y tibetanos de los muertos, los aforismos de Patanjali.

En la antigua Grecia, el pensamiento espiritual está envuelto en la mitología; en los fragmentos órficos, en las doctrinas de Pitágoras y en la filosofía de Platón, se ocultan los sublimes principios de la Sabiduría inmortal.

La aparición, en diferentes lugares y épocas, de grupos especializados para el despertar y desarrollo en el hombre de las facultades superiores, concernía sólo a aquellos que habían evolucionado suficientemente, mientras que las Religiones Ortodoxas daban inspiración y guía a las masas de la humanidad. De esta manera, los hombres de cada etapa procedían de su rango particular al siguiente en la escala evolutiva.

Mensajeros de los Dioses

Max Heindel, en la Cosmogonía de los Rosacruces, nos confirma la presencia de Maestros a la cabeza de la humanidad desde que ésta, hace milenios, vivía en Lemuria, ahora desaparecida. Estos Maestros también fueron llamados “Señores de Venus” y “Señores de Mercurio”. Así es como Max Heindel habla de ello:

“Los Señores de Venus eran los líderes de la mayoría de nuestros semejantes y eran conocidos como “Mensajeros de los Dioses”. Por el bien de nuestra humanidad, la guiaron paso a paso. No hubo rebelión contra su autoridad, porque el hombre aún no había desarrollado una voluntad independiente. Ellos la guiaron para que ella pudiera manifestar voluntad y juicio y llegar a ser capaz de guiarse a sí misma.

“Se sabía que estos Mensajeros estaban en comunicación con los Dioses. Fueron sostenidos con gran respeto y sus órdenes fueron obedecidas sin discusión.

“Cuando bajo la dirección de estos Maestros, la humanidad había alcanzado cierto grado de desarrollo, los hombres más avanzados fueron puestos bajo la guía de los Señores de Mercurio, quienes los iniciaron en las verdades superiores para convertirlos en guías o líderes de los pueblos. Estos individuos, llamados “Iniciados”, fueron elevados a la dignidad real y fueron los fundadores de las dinastías de reyes considerados “divinos” en el sentido de que fueron elevados a tal rango por la gracia de los Señores de Venus y Mercurio, considerados como Dioses por la humanidad naciente de la época…”.

“En aquellos tiempos un Soberano consideraba un deber sagrado ayudar y dirigir a su pueblo, promover la equidad y el bienestar. Una vez iniciado, podía ponerse en contacto con la sabiduría divina y ser guiado en sus juicios y decisiones. Mientras estos reyes reinaron, todo prosperó y fue verdaderamente la Edad de Oro…”.

En aquella lejana edad el propósito de los Mensajeros de los Dioses y después de ellos todos los Hierofantes (Sacerdotes, ed.) de los Misterios y todas las escuelas actuales de ocultismo, era y es enseñar al candidato el arte de dominarse a sí mismo. En la proporción directa en que el hombre se domina a sí mismo, estará capacitado para gobernar a los demás. Si los actuales gobernantes de los pueblos fueran capaces de gobernarse a sí mismos, conoceríamos un nuevo Milenio o Edad de Oro.

Las características de los Reyes Sacerdotes

Giuseppe Filipponio habla de ello de la siguiente manera: “Sobre los Re Sacerdotes, es útil recordar que ningún Iniciado lo fue si no supo sanar y recordar a una persona de la muerte aparente a la vida. Aquellos que manifestaban estos poderes eran considerados Reyes o Iniciados. Jesús, de hecho, fue aclamado Rey, porque había hecho milagros, sanado a los enfermos y resucitado a Lázaro

“Los Iniciados tenían la prerrogativa de revelar los secretos de la naturaleza útiles a la humanidad, las virtudes ocultas de las plantas, el arte de llevar el amor fraterno y el sentimiento de ayuda mutua entre los hombres

Otros detalles son proporcionados por W.J. Thompson, una de las voces más autorizadas sobre los hallazgos en Isla de Pascua. Él, con la ayuda de un indígena, logró descifrar el siguiente texto de lo que quedaba de las paredes de un templo en ruinas.

“¿Qué poder tiene el Gran Rey en la tierra? Tiene el poder de cultivar plantas y cambiar el color del cielo.

“Todo el mundo saluda el poder del Gran Rey que nos hace amables con las plantas jóvenes, que nos hace admirar los diversos colores del cielo y contemplar las nubes que se levantan.

“Todo el mundo saluda el poder del Gran Rey que nos permite apreciar las maravillas de las estrellas resplandecientes, las nubes que bajan, el suave rocío, la lluvia que cae y la luz del sol y la luna.

“¿Qué poder tiene el Gran Rey en la tierra? Tiene el poder de poblar la tierra, de crear reyes y súbditos. Todos saludan el poder del Gran Rey que creó a los seres humanos, dio autoridad a los reyes y creó súbditos fieles…”.

Friedrich M. Muller, en Origen de las Leyes Religiosas, también nos confirma el hecho de que los reyes de la época no formaban parte de la humanidad común. He aquí un extracto de su escrito: “La creencia de que el legislador religioso disfrutaba de una intimidad más estrecha que los mortales ordinarios, en las relaciones con la Divinidad, llena las antiguas tradiciones de muchas naciones. Según un conocido pasaje del Diodoro siciliano, los egipcios creían que sus leyes habían sido comunicadas a Mnevis por Ermes.

“Los cretenses afirmaban que Minos había recibido las leyes de Zeus. Los Lacedemons estaban convencidos de que Licurgo había recibido sus leyes de Apolo. Los arios creían que Zaratustra los había recibido del Buen Espíritu. Según Gatel, Zamolscis recibió sus leyes de la diosa Hestia, y según los hebreos, Moisés las recibió de Javes.

Pulsa para volver a Tradición Esotérica

ESOTERISMO EN LA ANTIGÜEDAD

La Iniciación

Desde el punto de vista humano, desde tiempos muy remotos, la Iniciación era considerada de la manera más apropiada en aquel tiempo y era común a algunos ritos a través de los cuales el hombre entraba en el camino de la perfección.

La iniciación estaba ligada al secreto, porque cierto conocimiento sólo podía ser dado a aquellos que estaban preparados para recibir, custodiar y llevar a cabo ciertas revelaciones sobre la naturaleza de los Misterios, cuyo conocimiento conducía a la unión sublime con Dios.

Algunos conocimientos también dieron la posibilidad de despertar los poderes invisibles y superiores del Espíritu, para ser usados sólo para el bien de la Hermandad Humana. A la iniciación también se le llama a veces “segundo nacimiento”.

Los Iniciados

Dios revela a la humanidad lo que puede comprender de Sus Proposiciones a través de aquellas mentes sensibles a las revelaciones espirituales, a las que damos el nombre de Iniciados.

Ellos, escalonados a lo largo de milenios entre diferentes pueblos, inspirados por el Centro de Iluminación del Amor-Sabiduría, fueron portadores del Mensaje Divino. Algunos de estos Iniciados fueron los fundadores de las Grandes Religiones que contribuyeron a la formación de la humanidad: Rama, nos muestra las cercanías del Templo, Krishna y Hermes nos dan la llave, Moisés, Orfeo y Pitágoras nos muestran el interior, mientras que Jesús nos representa el santuario.

Otros Iniciados nos han transmitido la Doctrina Oculta (Filosofía Esotérica, nota del editor), que algunos Discípulos han sido encargados de difundir.

Escuelas de misterio

Durante la Edad de Oro, los pueblos toltecas y mayas de la 4ª Gran Madre Raza Atlántica alcanzaron un alto nivel de desarrollo. Las masas relativamente infantiles del pueblo fueron instruidas por Divinos Maestros y Espiritualmente Avanzados Reyes Sacerdotes, quienes formaron los Incas originales, de lo que una vez fue el vasto territorio del Perú que se extendió hasta Sur, Centro América y el moderno México.

El hombre vivía en pureza y bienaventuranza porque tenía una naturaleza más divina que humana. Los Reyes Divinos que gobernaron la tierra promovieron un alto grado de cultura y civilización basada en el conocimiento científico y espiritual y con una forma sencilla de enseñanza para los menos avanzados…

Cuando la humanidad creció en número y variedad de pensamientos, hubo exageraciones, supersticiones, deseos y pasiones en las mentes menos educadas e insalubres; con frecuencia se abusó del conocimiento y del poder, siempre y cuando fuera necesario limitar el número de los que sabían.

Cada pueblo de aquellos tiempos adaptó un sistema religioso según su iluminación y sus necesidades espirituales. Surgió la necesidad de velar la verdad para protegerla de la profanación. El velo se fue engrosando poco a poco con la difusión de la personalidad y el egoísmo.

Esto condujo a la formación de Misterios y a la creación de símbolos (por ejemplo, las antiguas escuelas egipcias tenían 78 símbolos). Se permitía que las creencias exotéricas (para todos) crecieran en la mente de las masas profanas, en forma de cuentos de hadas y mitos, y que su desarrollo formara la fe popular sin peligro alguno para las verdades más filosóficas y abstractas que se enseñaban en los Santuarios de los Misterios…..

Los Templos de los Misterios se convirtieron en los principales depositarios de la enseñanza esotérica, incluyendo la doctrina del Dios Único, la resurrección del hombre a la vida eterna y la divinidad del Alma Humana. También se les enseñó a ver la sombra de la Divinidad en la belleza, magnificencia y esplendor del Universo.

Los Misterios Egipcios y la Gran Pirámide

Hay una gran diferencia de opinión sobre cómo y cuándo se construyó la Gran Pirámide de Giza. Esto, probablemente, se debe al hecho de que la mente humana está luchando por concebir una construcción hecha por el hombre erigido hace muchos miles de años.

Historiadores y estudiantes coinciden en que fue construido hace más de 4.500 años pero, en los últimos años, el clarividente Edgar Cayce ha fechado la construcción del 10.449 al 10.349 a.C. y ha explicado la razón de la construcción como la necesidad de salvar material precioso del hundimiento de Atlantis.

De hecho, la Gran Pirámide fue diseñada como un conjunto de información, colocada en piedra, capaz de durar miles de años, hasta que la humanidad hubiera alcanzado el punto evolutivo necesario para poder captar su significado.

Era imperativo que el lugar donde se erigía la Gran Pirámide proporcionara una gran seguridad ya que debía servir para preservar el importantísimo conocimiento esotérico, por lo que se eligió el punto más alto de esa zona (seguridad ante inundaciones) y también el más cercano al centro de la Tierra (menos vulnerable a los terremotos). Por lo tanto, la ubicación geográfica se estableció a 29° 58′ 51″ de latitud norte y 31° 09′ de longitud este.

La Cámara del Rey

Las paredes de esta sala están formadas por cinco bloques de granito rosa pulido, para proporcionar la protección necesaria a las personas elegidas por Dios. Hay agujeros de unos 90 cm de altura que, a través de conductos, toman el aire en los lados norte y sur. el techo consta de nueve enormes bloques de piedra de 30 toneladas cada uno. Siete están colocadas horizontalmente y las otras dos están por encima de éstas, colocadas en un ángulo como el techo de una casa. Estos bloques de piedra son una especie de garantía contra cualquier golpe violento.

La habitación estaría completamente vacía si no fuera por un capó sin tapa, hecho de un solo bloque de granito pulido rosa brillante. Este capó no es una tumba, nadie, de hecho, fue enterrado allí. Representa la victoria sobre la muerte: la “resurrección”.

La Cámara de Iniciación

La Cámara del Rey es también conocida como la Cámara de la Iniciación, donde los iniciados, después de un largo período de prueba y entrenamiento, fueron llevados al más alto grado de los Misterios de la época. Antes de que pudieran acceder a ellos, fueron instruidos en Sabiduría Antigua, que incluía matemáticas, fuerzas creativas y leyes cósmicas.

La iniciación duró tres días y entre noches, durante los cuales el candidato permaneció en la capucha en una situación letárgica. Mientras tanto, su espíritu abandonó su cuerpo para vagar en los reinos espirituales bajo la guía del Maestro, para regresar a ellos al final de los tres días. El iniciado entró en la “tumba” del hombre y salió lleno de la luz de Dios. Se ha dicho que Jesús, como muchos otros, recibió su iniciación en esta cámara de la Gran Pirámide.

Hasta los judíos tenían sus misterios

Los judíos también poseían sus conocimientos secretos y sus escuelas de iniciación. La recepción de los profetas en Naiot, presidida por Samuel, formó una Escuela de este tipo y la enseñanza oral fue transmitida por ellos.

En Betel y Jericó existieron escuelas similares y en la Concordancia de Cruel, bajo el epígrafe “Escuela”, hay la siguiente anotación interesante: “Las Escuelas o Colegios de Profetas son las primeras (Escuelas) de las que tenemos conocimiento en la Escritura; donde los hijos de los profetas, es decir, sus discípulos, vivían en el ejercicio de una vida retirada y austera, en el estudio, meditación y lectura de la ley de Dios. A estas escuelas o sociedades de profetas les siguieron las sinagogas”.

El Tabernáculo en el Desierto

Podemos leer en la Biblia cómo Dios mismo ordenó a Moisés que hiciera un santuario que pudiera contener el Arca de la Alianza, destinada a recoger las 10 tablas de la Ley. Esto se debe a que Dios mismo quiso estar presente en medio de su pueblo. Encontramos escrito en la Biblia

Y el Señor dijo a Moisés: 0rdina a los israelitas para que juntaran ofrenda para mí. Lo recogerás de cualquiera que sea generoso de corazón. Y esto es lo que recogerá de ellos como contribución: oro, plata y cobre, tejidos púrpura y rojo púrpura, escarlata, bisso y pelo de cabra, piel de oveja roja, piel de tejo y madera de acacia, aceite para el candelabro, bálsamos para ungüentos e incienso aromático, piedras de ónix y piedras para engastar en el efod y en la coraza. Me harán santuario, y habitaré en medio de ellos” (Éxodo 25:1,10).

La visión esotérica del Tabernáculo

Cuando los hombres comenzaron a estar dotados de intelecto, comenzaron a darse cuenta de la pérdida de la visión espiritual que tenían hasta ese momento y comenzó a nacer en sus almas una ardiente aspiración hacia Dios y hacia sus divinos líderes, aspiración que aún hoy existe, porque la humanidad nunca ha dejado de llorar lo que ha perdido.

Esta es la razón por la cual el antiguo Templo de los Misterios del Atlas, el Tabernáculo en el Desierto, fue dado a los hombres para que pudieran encontrar allí al Señor, después de haber desarrollado las cualidades requeridas, a través de una vida de servicio y sumisión de la naturaleza inferior al Ego Superior.

Concebido por Jehová, el Templo de los Misterios del Atlas fue la expresión de las grandes verdades cósmicas ocultas bajo el velo del simbolismo que habla al Yo Superior o Espiritual.

Vale la pena notar, en primer lugar, que este Tabernáculo divinamente concebido fue dado a un “pueblo escogido” que tuvo que construirlo con ofrendas voluntarias, hechas con amor generoso. Hay una enseñanza muy particular aquí, porque el camino divino del progreso nunca se indica a nadie, a menos que hayan votado a Dios y se encuentren tan listos para ofrecer la sangre de sus corazones en una vida de servicio desinteresado.

… El gran cuidado puesto en los detalles de la construcción del Tabernáculo muestra que algo mucho más alto que lo que afecta a los sentidos fue buscado en su construcción. Bajo la apariencia terrenal o material se indicaba una representación de las Verdades celestiales y espirituales, llena de enseñanzas para el candidato a la iniciación.

Pulsa para volver a Esoterismo en la Antigüedad

CRISTIANISMO ESOTÉRICO

La necesidad de una enseñanza diferenciada

Es una idea ampliamente difundida y por lo tanto acreditada que en el cristianismo no hay enseñanza oculta y que los Misterios, tanto los Menores como los Mayores, eran una institución puramente pagana.

El nombre mismo de “Misterios de Jesús”, tan familiar a los oídos de los cristianos en los primeros siglos, causaría gran sorpresa a sus sucesores modernos y, si pretende significar una institución especial y definida de la Iglesia primitiva, despertaría una sonrisa de incredulidad. De hecho, la falta de cristianismo secreto ha sido considerado una fuente de orgullo y se afirmó que dice y enseña a todo el mundo todo lo que tiene que decir y enseñar.

Sus verdades son consideradas tan simples, que el hombre ordinario, aunque de intelecto limitado, no puede equivocarse en ellas, y el dicho “tan simple como el Evangelio” se ha convertido en un lugar común.

Por lo tanto, es necesario demostrar claramente que, al menos en la Iglesia primitiva, el cristianismo, como otras religiones, poseía una parte oculta y conservaba, como un tesoro inestimable, los secretos revelados sólo a unos pocos elegidos en los Misterios.

Pero, antes de hacer esto, será bueno considerar toda la cuestión de este lado oculto de las religiones y ver por qué es necesario que tal lado exista en una religión si ha de llegar a ser vigoroso y estable, ya que así la existencia de ella también en el cristianismo parecerá conclusión obvia y las alusiones que se encuentran en los escritos de los Padres de la Iglesia, serán simples y naturales y no sorprendentes e incomprensibles.

La existencia de este esoterismo es demostrable como un hecho histórico, pero también se puede demostrar que, intelectualmente, es una necesidad.

¿Cuál es el propósito de las religiones?

Fueron dados al mundo por hombres más sabios que las masas a las que estaban destinados y su propósito es acelerar la evolución humana. Para lograr esto de manera efectiva, necesitan llegar a los individuos y tener una acción directa sobre ellos. Ahora todo el mundo no está en la misma etapa de la evolución, sino que puede representar la evolución como una escalera en cada escalón del que son hombres.

Los muy evolucionados están muy por encima de los poco evolucionados, tanto para la inteligencia como para el carácter; la capacidad de comprender y actuar varía en cada etapa. Es inútil, por tanto, dar a todos la misma enseñanza religiosa, ya que lo que beneficiaría al hombre intelectual no sería de ninguna manera incomprensible para el difunto hombre de la mente y lo que enviaría al Santo al éxtasis dejaría al frío delincuente. Por otra parte, la enseñanza destinada a ayudar a los no inteligentes es intolerablemente grosera y mezquina para el filósofo, y lo que redime al malhechor no es en modo alguno inútil para el Santo.

Sin embargo, toda categoría de hombres necesita de la religión para elevarse a una vida superior y ninguna categoría puede ser sacrificada a la otra. La religión debe ser tan gradual como la evolución, de lo contrario no logra su propósito.

El lado oculto de la enseñanza

… lo que hemos dicho hasta ahora es suficiente para demostrar la necesidad teórica de un lado oculto en todas las religiones. De la teoría a los hechos, por supuesto, preguntamos: ¿Ha sido este lado oculto en el pasado parte de las religiones del mundo? La respuesta es inmediata y afirmativa sin vacilación de ningún tipo; toda gran religión ha afirmado poseer una enseñanza oculta y ha declarado ser depositaria de la sabiduría teórica y prácticamente mística, es decir, de la sabiduría oculta.

La explicación mística de la enseñanza popular era pública y la exponía en forma alegórica, dando a las afirmaciones y narraciones ásperas e irracionales un significado que el intelecto podía aceptar. Detrás de esta mística teórica, como detrás de la enseñanza popular, estaba la mística práctica, una enseñanza oculta y espiritual que se comunicaba sólo bajo ciertas condiciones bien definidas, conocidas y hechas públicas, a las que cada candidato tenía que ajustarse completamente.

  1. Clemente de Alejandría menciona esta división de misterios. Después de la purificación, dice, “están los Misterios Menores que tienen algún fundamento para la instrucción y la preparación preliminar para lo que vendrá después; y los Misterios Mayores en los que no queda nada por aprender en el universo, sino sólo contemplar y comprender la naturaleza y las cosas.

Nada puede oponerse a esta proposición en lo que se refiere a las religiones antiguas. Los Misterios de Egipto fueron la gloria de aquella antigua tierra y los más nobles hijos de Grecia, como Platón, fueron al Sais y a Tebas para ser iniciados por los Maestros de Sabiduría Egipcia…..

El punto culminante de los Misterios fue que el Iniciado se convirtió en Dios, tanto por su unión con el Ser divino fuera de sí mismo, como por haber reconocido el Yo divino dentro de sí mismo.

Una respuesta de Orígenes a Celso

… Pero el hecho de que haya ciertas doctrinas que no se dan a conocer a la multitud, pero que se “revelan” después de haberlas enseñado, no es sólo una especialidad cristiana, sino también un sistema filosófico en el que ciertas verdades son exotéricas y otras esotéricas. Algunos de los oyentes de Pitágoras se contentaron con su ipse dixtit, mientras que otros fueron instruidos secretamente en aquellas doctrinas que no se consideraban adecuadas para la comunicación a oídos profanos y no estaban suficientemente preparados.

Además, todos los Misterios que se celebran en todas partes en Grecia y en los países bárbaros, aunque guardados en secreto, no están sujetos a ningún descrédito, por lo que en vano trata de calumniar las doctrinas secretas del cristianismo, ya que no entiende bien su naturaleza…

… Todavía no he hablado de la observancia de todo lo que está escrito en los Evangelios, cada uno de los cuales contiene mucha doctrina difícil de entender no sólo por la multitud, sino incluso por algunos de los más inteligentes, porque esa doctrina incluye una explicación muy profunda de las parábolas que Jesús dijo a “los de afuera”, reservando la exposición de su pleno significado a los que habían pasado más allá del grado de la enseñanza exotérica y que vinieron privadamente a Él “en la casa”. Y cuando llegue a comprenderlo, admirará la razón por la que se dice que unos están “fuera” y otros “en casa”.

… Al quejarse Celso de que los pecadores fueron admitidos en la Iglesia, Orígenes responde que la Iglesia tenía medicamentos para los que estaban enfermos y también el estudio y el conocimiento de las cosas divinas para los que estaban en buena salud. A los pecadores se les enseñó a no pecar y sólo cuando vieron que habían hecho algún progreso y que los hombres estaban “purificados por la Palabra”, entonces y no antes, los estamos invitando a participar en nuestros Misterios. Por tanto, hablemos Sabiduría entre los que son perfectos.

Un pasaje de Ignacio, obispo de Antioquía

Ignacio, obispo de Antioquía, fue discípulo de San Juan. Esta epístola suya es muy interesante porque habla muy claramente de los Misterios.

“¿No podría escribirte cosas más llenas que el Misterio? Pero tengo miedo de hacerlo, para no herir a los que no son más que niños. Perdonadme en este sentido, para que vosotros, al no poder recibir su peso, no seáis asfixiados por él. Porque yo mismo, a pesar de estar atado (por Cristo) y ser capaz de comprender las cosas celestiales, las órdenes angélicas y las diferentes especies de ángeles, la diferencia entre los poderes y dominaciones y la diversidad de tronos y autoridades, el poder de eones y la preeminencia de querubines y serafines, la sublimidad del Espíritu, el reino del Señor, y sobre todo la incomparable majestad de Dios Todopoderoso, aunque sé todas estas cosas, no soy, por esta razón, en modo alguno perfecto, ni soy discípulo como Pablo y Pedro”.

A un paso de la Stromata de Giamblico

En la Stromata, o Miscelánea, de San Clemente de Alejandría, hay muchas referencias a los Misterios que existen en esa época. Informamos de un paso muy instructivo:

“El Señor… nos permitió ser parte de esos Misterios divinos y de esa luz santa para aquellos que son capaces de recibirla. Ciertamente Él no reveló a muchos lo que los muchos no pertenecían, sino a los pocos a quienes Él sabía que ellos (los Misterios) pertenecían y que eran capaces de recibirlos y formarse según ellos. Pero las cosas secretas se confían en la Palabra, no en la Escritura, porque es el caso de Dios.

Enseñanza en los Misterios

Giamblico, el gran teúrgico de los siglos III y IV d.C., no sólo nos habla de los Misterios, sino que también describe las teorías enunciadas en ellos, que resumimos brevemente: “Hay UNO ante todos los seres, inmóviles, que habitan en la soledad de su propia unidad. De ESO surge el Dios supremo, generado por sí mismo, el Bueno, la Fuente de todas las cosas, la Raíz, el Dios de los Dioses, la Causa Antes de que eso se convierta en Luz”.

De esta causa procede el Mundo Inteligible, el Alma del Mundo, a la que sabemos que pertenecen los Dioses incorpóreos: “las formas intelectuales divinas que están presentes con los cuerpos visibles de los Dioses”.

A continuación, se describen las distintas jerarquías de los seres sobrehumanos: Arcángeles, Arcontes o Cosmocratores, Ángeles, Demonios, etc… El hombre es considerado un ser de orden inferior pero similar a ellos en su naturaleza y por lo tanto capaz de conocerlos. Fue precisamente este conocimiento el que se alcanzó en los Misterios y el que llevó al candidato a la unión con Dios).

Algunas palabras del Maestro Jesús

Hay pasajes del Evangelio en los que las palabras del Maestro, de manera muy clara, aluden a la enseñanza esotérica presente en la Iglesia de aquel tiempo. Uno de ellos, que de otro modo no habría significado nada, dice: “No den cosas santas a los perros y no arrojen sus perlas a los cerdos” (Mt 7,6). Hay que recordar que, en aquella época, la palabra “perro” también se refería a aquellos que “estaban fuera” de un cierto grupo de personas que perseguían un interés común.

Otro pasaje, al que señala claramente a los que “estaban fuera” y que, por lo tanto, no estaban preparados para cierto tipo de información, dice: “Cuando estaba solo, los que le seguían con los Doce pedían una parábola. Y les dijo: Os es dado entender el misterio del reino de Dios; pero a los que están fuera de todas estas cosas, por parábolas se les propone” (Mc 4, 10-11).

Y así continúa: “Y con muchas de estas parábolas les habló, según lo que podían entender. Y no les hablaba sin semejanza, sino que al margen les anunciaba todas las cosas a sus discípulos” (Mc 4, 33-34; Lc 8, 10).

La frase de Jesús cuando dice a sus Apóstoles es también muy explícita: “Todavía tengo mucho que deciros, pero por el momento no sois capaces de llevar su peso” (Jn 16,12).

La enseñanza de Jesús a sus apóstoles continuó incluso después de su resurrección, dice Pistis Sophia, “Jesús pasó once años hablando con sus discípulos y dándoles instrucciones.

La opinión de San Pablo

Entre los muchos hemos escogido dos piezas de San Paolo que son extremadamente elocuentes:

“Yo, hermanos, hasta ahora no he podido hablaros como hombres espirituales, sino como seres carnales, como recién nacidos en Cristo. Te di leche para beber, no alimento sólido, porque no eras capaz de hacerlo. Y tampoco lo sois ahora; ¿por qué sois todavía carnales: ¿puesto que hay envidia y discordia entre vosotros, no sois carnales y no os comportáis de una manera enteramente humana? (1 Cor 3:1-3).

“Entre los perfectos hablamos, sí, de sabiduría, pero de una sabiduría que no es de este mundo, ni de los gobernantes de este mundo que son reducidos a nada; hablamos de una sabiduría divina, misteriosa, que ha permanecido oculta, y que Dios ha preordenado antes de los siglos para nuestra gloria. Ninguno de los gobernantes de este mundo podría haberlo sabido; si lo hubieran sabido, no habrían crucificado al Señor de la gloria. Está escrito de hecho:

las cosas que el ojo no veía, ni el oído oía,

Tampoco entraron nunca en el corazón del hombre,

Él ha preparado a Dios para aquellos que lo aman. (1 Cor 2:6-9).

Cuando y por qué se perdió la enseñanza

Las convulsiones sociales y políticas que acompañaron la muerte del Imperio Romano comenzaron a socavar la vasta estructura y los cristianos también fueron llevados a la vorágine de intereses egoístas conflictivos. Todavía encontramos alusiones dispersas sobre el conocimiento especial impartido a los líderes y enseñanzas de la Iglesia, el conocimiento de las Jerarquías celestiales, las instrucciones dadas por los Ángeles, etc…

Pero la falta de discípulos adecuados hizo que los Misterios dejaran de ser una institución reconocida públicamente y la enseñanza se daba cada vez más secretamente a aquellas almas más raras que, aprendiendo pureza y devoción, se mostraban capaces de recibirla.

No había más escuelas donde se daban las enseñanzas preliminares y con la desaparición de las mismas se cerraba la puerta. Sin embargo, en el cristianismo podemos encontrar dos corrientes que tienen como fuente los Misterios desaparecidos; una, de la doctrina mística que fluyó de la Sabiduría, de la Gnosis impartida en los Misterios, la otra de la contemplación mística que también fue parte de la Gnosis y que llevó al éxtasis, a la visión espiritual.

Estos últimos, sin embargo, separados del conocimiento, raramente conducían al verdadero éxtasis y tendían a fluir sin obstáculos hacia las regiones inferiores de los mundos invisibles, o a perderse entre una multitud policromada de sutiles formas superfísicas, visibles como apariencias objetivas para toda la visión, forzadas prematuramente por el ayuno, el esfuerzo de la víspera y la atención, pero producidas principalmente por los pensamientos y las emociones del vidente. Incluso cuando las formas observadas no eran pensamientos hechos objetivos, eran vistas a través de la atmósfera distorsionada de ideas y creencias preconcebidas y por lo tanto hechas, en su mayor parte, poco confiables.

Sin embargo, algunas eran verdaderas visiones de las cosas celestiales y Jesús verdaderamente aparecía de vez en cuando a sus devotos y los ángeles a veces iluminaban la celda del fraile y de los religiosos con su presencia, la soledad del devoto extasiado y del paciente buscador de Dios.

Negar la posibilidad de tales experiencias sería dar un golpe a la raíz misma de lo que se ha creído más firmemente o en todas las religiones y que es conocido por todos los ocultistas: la intercomunicación entre los espíritus velados en la carne y los reclinados en vestiduras más sutiles, el contacto de la mente con la mente a través de las barreras de la materia, el desarrollo de la Divinidad en el hombre, el conocimiento seguro de una vida más allá del umbral de la muerte…

… Pero al inclinarnos reverencialmente ante estos Hijos de la Luz dispersos a través de los tiempos, nos vemos forzados a reconocer en ellos la ausencia de esa unión de intelecto sabio y alta devoción que estaban unidos en la disciplina de los Misterios, y mientras nos maravillamos de que floten tan alto, no podemos evitar desear que sus preciosos dones hayan sido desarrollados bajo esa magnífica “disciplina arcana”.

La necesidad de revivir el esoterismo

Esto es lo más necesario de todo ahora para el cristianismo, porque precisamente por falta de sabiduría la flor del cristianismo perece. Si las enseñanzas esotéricas pudieran ser restauradas y atraer a los eruditos férvidos y pacientes, no pasaría mucho tiempo antes de que el lado oculto fuera restaurado. Los discípulos de los Misterios Menores se convertirían en candidatos a los Misterios Mayores y recobrando el conocimiento, las enseñanzas volverían a tener autoridad….

… Es claro, para cualquiera que se tome la molestia de estudiar los últimos cuarenta años del siglo pasado, que un gran número de personas serias y morales han abandonado el vientre de las iglesias porque las enseñanzas que recibieron no satisfacían su intelecto… Cualquiera que examine cuidadosamente los fenómenos que surgen admitirá que los hombres de alto intelecto se han visto obligados a abandonar el cristianismo debido a la rudeza de las ideas religiosas que se les presentan, las contradicciones que se encuentran en las enseñanzas autorizadas y los conceptos inadmisibles para cualquier inteligencia educada, sobre Dios, el hombre y el universo.

Conclusión de Eliphas Lèvi

Alfonso Luigi Constant (1810-1875), más conocido bajo el seudónimo de Eliphas Lèvi, expresó muy claramente el daño debido a la pérdida de los Misterios y la necesidad de su restauración, con las siguientes palabras:

Una seria calamidad le sucedió al cristianismo. La traición de los misterios por parte de los falsos gnósticos -ya que los gnósticos, es decir, los que saben, eran los iniciados del cristianismo primitivo-, fue la causa por la cual la Gnosis fue rechazada y alienó a la Iglesia de las verdades supremas de la Cábala que contiene todos los secretos de la teología trascendental….

Que la ciencia más absoluta, la razón más elevada, vuelva a ser patrimonio de los líderes del pueblo; que el arte sacerdotal y el arte real tomen el doble cetro de las antiguas iniciaciones, y el mundo social volverá a emerger del caos. No queméis más imágenes santas; no derribéis más templos; los templos y las imágenes son necesarios para los hombres; expulsad a los mercenarios de la casa de oración; dejad que los ciegos dejen de ser conductores de los ciegos; reconstruid la jerarquía de la inteligencia y de la santidad; y como maestros de los que creen, reconoced sólo a los que conocen.

¿Reanudarán las Iglesias de hoy la enseñanza mística, los Misterios Menores, y así prepararán a sus hijos para la restauración de los Misterios Mayores, atrayendo nuevamente a los Ángeles como Maestros y teniendo para el Hierofante (Sacerdote, ¿ed) al Divino Maestro Jesús? El futuro del cristianismo depende de la respuesta a esta pregunta.

Pulsa para volver a Cristianismo Esotérico

LA PROPAGACIÓN DEL ESOTERISMO


Como hemos visto en cartas anteriores, en el largo curso de la evolución de la humanidad, siempre ha habido Grandes Seres que han trabajado para asegurar que las cosas procedan de acuerdo a un plan preestablecido. El conjunto de estos Seres Iluminados se llama generalmente “Jerarquía Planetaria”.

En las últimas décadas del siglo pasado, la Jerarquía Planetaria, tomando en consideración el nivel evolutivo alcanzado por la mayoría de la humanidad, decidió que había llegado el momento de distribuir la enseñanza esotérica a gran escala. Recordemos que esta enseñanza, hasta entonces, se había mantenido en secreto y se había dado sólo a aquellos que estaban dispuestos a recibirla.

Las razones de la propagación del esoterismo

Puesto que el cristianismo demostró ser inadecuado, como han demostrado los eruditos e historiadores del siglo pasado, hubo que adoptar medios radicales para contrarrestar el materialismo total….

… Así que, en el siglo pasado, cuando el fanatismo victoriano y la estrechez de la religión alcanzaron su apogeo, uno de los Maestros, para reaccionar a esta tendencia, inspiró el Movimiento Agnóstico. A su vez, este movimiento cayó en la exageración y así para restaurar el equilibrio otro Maestro comenzó el Movimiento Espiritista.

Poco después, los Maestros Koot Humi y Morya trajeron su apoyo a la Sociedad Teosófica haciendo discípula a la Sra. Blavatsky, que era muy despreciada. La Ciencia Cristiana fue inspirada más tarde por otro Maestro.

Todos estos movimientos funcionaban simultáneamente y se oponían entre sí. Haeckel, rechazó la creencia en el alma, porque era pura superstición para él; Elena Blavatsky dijo a los espíritus que sus mentes no eran más que “conchas” vacías, mientras que la Sra. Eddy decretó que la Teosofía era “un error de la mente mortal” y los fanáticos victorianos condenaron cada uno de estos movimientos, considerándolos como maquinaciones anticristianas, la obra del diablo.

Sin embargo, lamentando estas acusaciones de intolerancia, los Maestros siguieron pacientemente cada uno de estos Movimientos para medir su efecto en el Gran Plan Evolutivo, para cuyo cumplimiento trabajan en perfecta armonía….

… Esperamos que la Doctrina Secreta, la gran obra de la Sra. Blavatsky, impulse a los hombres a reflexionar, aunque sea brevemente, sobre la inmensa cantidad de poder oculto que contiene.

Transformar la enseñanza

La enseñanza dada por los Maestros a los hombres a lo largo de los siglos no siempre ha sido la misma. Ha sido perfeccionado siguiendo la evolución de la conciencia humana. La transformación que ha tenido lugar en el último milenio, con respecto a la enseñanza, se puede resumir en 4 puntos:

  1. Desde el secreto se hizo público.
  2. De lo emocional a lo mental.
  3. Desde la devoción al Maestro hemos pasado al servicio de la humanidad.
  4. De individual a grupo.

Las Suelas y los Grupos Esotéricos hasta la Edad Media eran estrictamente secretos y, para los que revelaban las enseñanzas internas, había castigos y castigos graves.

En los últimos 200 años han nacido más escuelas esotéricas abiertas, llamadas “populares”, en el sentido de que ya no eran secretas y podían propagar sus enseñanzas. Generalmente se basaban en ofrecer poderes psíquicos personales, lo que se podía lograr en varias lecciones, a un precio fijo.

La disciplina fue impuesta por la Escuela, que exigía obediencia para las cosas consideradas más importantes. A diferencia de la Edad Media, no había castigos para los que traían las enseñanzas que habían dado al mundo exterior, sino sólo expulsión.

La Sociedad Teosófica, fundada en 1875, transformó completamente la situación, haciendo la enseñanza pública y accesible a todos.

Este proceso culminó con el trabajo de Alice Bailey, con la Escuela Arqueológica que fundó, y la publicación del libro “El Discipulado en la Nueva Era”, que da acceso a todos a las instrucciones dadas por el Maestro D.K. a su grupo de discípulos.

La Nueva Enseñanza

Antes de 1920, las prácticas espirituales tendían a ser más emocionales que mentales y más místicas que ocultas. Las disciplinas físicas, como ciertos ejercicios y el vegetarianismo, también se consideran más importantes que las disciplinas mentales, y se pide a los alumnos que almacenen más información que la vivan en sus propias vidas.

Hoy en día, aquellos que aspiran al camino espiritual tienen un mayor control de la mente concreta, por lo que la enseñanza tuvo que ser transformada para adaptarse a las nuevas demandas. Por lo tanto, se han puesto a disposición del público ciertos conocimientos que antes habrían sido incomprensibles.

Hoy en día, una de las principales actividades de la Jerarquía es descubrir y educar a las personas de buena voluntad, sin importar en qué parte del mundo se encuentren. Estas personas, con su correcta forma de actuar, serán las que proporcionen un ejemplo capaz de influir en la opinión pública y hacerla aceptar la idea de un plan evolutivo y el hecho de que hay Maestros.

Maestro Djwhal Khul.

El Maestro Djwhal Khul, generalmente citado como D.K., es el más joven de los Maestros de Sabiduría, habiendo logrado su quinta iniciación en 1875 mientras dirigía una lamasería en el Tibet. Hoy en día conserva ese cuerpo físico y, por esta razón, también es conocido con el nombre de “El Tibetano”.

Es muy erudito y, entre los Maestros, es el que más sabe de los Rayos, de las Jerarquías Planetarias, del Deva o Ángeles y del Sistema Solar. Trabaja con los responsables de la curación; con los buscadores de la verdad en los grandes laboratorios del mundo; con los movimientos filantrópicos del mundo como la Cruz Roja Internacional; y con muchos grupos de Deva que tienen la tarea de ayudar a la humanidad a salir de sus males físicos.

Todo esto representa sólo una parte del trabajo que este Maestro realiza con respecto a la humanidad. También lleva a cabo muchas otras tareas, en los niveles más sutiles, que siguen siendo desconocidas para nosotros.

Se dice que cuando el Maestro D.K. presentó el proyecto de sus obras a la Jerarquía reunida, con la enseñanza que pretendía transmitir a la humanidad, muchos Maestros no estuvieron de acuerdo porque consideraban a los hombres aún no maduros y listos para asimilar tal conocimiento. Después de una reflexión profunda, sin embargo, se decidió aceptar el proyecto y someter a los hombres a esta prueba: de esta manera habría sido posible introducir y condicionar la próxima Nueva Era de la Era de Acuario.

Se decidió operar en tres momentos diferentes:

  1. Fase preparatoria: de 1875 a 1890. La enseñanza se difunde a través de los escritos de H.P. Blavatsky.
  2. Fase intermedia: de 1919 a 1949. La enseñanza se difunde a través de los escritos de Alice Bailey.
  3. Una fase reveladora: comenzó a aparecer después de 1975 y se difundirá, a escala mundial, a través del éter.

FASE PREPARATORIA: DE 1875 A 1890

La vida de Helena Petrovna Blavatsky (1831-1891)

Elena Petrovna Blavatsky, nació en 1831 de un coronel alemán que sirvió en Rusia. Ya en la infancia se encontró a sí mismo poseyendo habilidades psíquicas poco comunes. Se dice que de niño se divirtió hipnotizando a las palomas que vivían en una torre de su casa y que, más tarde, estuvo a punto de terminar en la cárcel por ayudar a un joven oficial ruso a resolver un caso de asesinato.

A la edad de 17 años, se casó con el general ruso Blavatsky, pero el matrimonio duró muy poco. De hecho, sólo unas semanas después, Elena, disfrazada de hombre, dejó a su marido y huyó.

A partir de ese momento comenzó a viajar, visitó Asia Menor, Europa continental y Egipto, y al mismo tiempo pudo explotar sus notables cualidades psicológicas practicando el espiritualismo en París y El Cairo.

Se dice que, visitando los valles del Himalaya, tuvo la oportunidad de hacer experiencias muy interesantes y conocer al Maestro Morya que la aceptó como alumna. En 1873, aterrizó en Nueva York, donde sus talentos como médium pronto la llevaron a hacerse famosa con los círculos del ocultismo.

Para superar la actitud materialista de aquellos tiempos, la Sra. Blavatsky, a quien le encantaba que la llamaran H.P.B., recurrió a demostraciones hechas con fenómenos psíquicos. Algunas personas no lo han apreciado, pero usted ha dicho que, para el comienzo de su tarea, tal comportamiento era absolutamente necesario.

Sus facultades de percepción de las cuestiones filosóficas, los orígenes rciales, los fundamentos fundamentales de las religiones y las claves de los símbolos antiguos, eran prodigiosas. También poseía un carisma notable y una vitalidad excepcional, por lo que era muy indicado para mover el tradicionalismo inglés, tendiendo a asumir una actitud bastante ajena a todo lo que no se hacía en Inglaterra.

Todas estas cualidades, junto con el hecho de que H.P.B. ya era alumno del Maestro Morya y poseía una buena capacidad de escritura, hicieron posible que el Maestro D.K. lo eligiera para comenzar la difusión de la nueva enseñanza.

Por lo tanto, en 1873, en Nueva York, comenzó a escribir el primer libro utilizando los mensajes que le fueron transmitidos por el Maestro D.K., quien entonces residía en un valle del Imalaia. A veces las instrucciones también fueron dadas por el Maestro Morya o el Maestro Koot Humi. Estos mensajes fueron transmitidos y recibidos por telepatía. Los recibía como una impresión espiritual, sin perder la conciencia, como es el caso del médium en las sesiones medias.

En 1875 H.P.B., junto con el americano Henry Steel Olcott (1832-1907), fundó la Sociedad Teosófica, con el fin de perseguir los siguientes tres objetivos:

  1. Encontrar un punto de confluencia entre Oriente y Occidente y, en particular, entre el cristianismo y el hinduismo, dando así forma a un núcleo de fraternidad de la humanidad, sin distinción de sexo, raza, casta o creencia religiosa.
  2. Fomentar el estudio comparativo de religiones, filosofías y ciencias.
  3. Investigar las leyes inexploradas de la naturaleza y los poderes latentes en el hombre.

La Sociedad Teosófica, en esa época, causó una gran conmoción porque proponía algo absolutamente diferente de los programas de las organizaciones que ofrecían una alternativa a la espiritualidad organizada de las diversas formas de religión. Teosofía (del griego) significa “Enseñanza de la Sabiduría de Dios”.

Unos años más tarde, la sede de la Sociedad Teosófica se trasladó a Adyar, cerca de Madrás, India. Aquí, H.P.B. escribió “Isis descubierta”, el primer libro inspirado por los Maestros, que trata del tema: Todas las religiones y sus filosofías se remontan a una única y antigua “religión de la sabiduría” mantenida en privado y protegida a lo largo de los siglos.

En el otoño de 1985, que había entrado en conflicto por razones políticas con las autoridades anglosajonas y a la que se habían opuesto su propia organización, así como la prensa y el mundo científico, H.P.B. se retiró de su Sociedad. De vuelta en Europa, se instaló en el pintoresco casco antiguo de Wursburgo, donde fundó la “sección esotérica” de la institución. En esta ciudad tuvo la oportunidad de recibir y conocer a mucha gente, por eso la llamó “meca filosófica”.

El trabajo de H.P.B.

La Sra. Blavatsky no sólo fue la primera persona en hablar públicamente sobre la Gran Hermandad compuesta de Maestros, sino que también tuvo el privilegio de conocer a algunos de ellos personalmente y quedarse en los lugares donde viven.

Sus libros han revelado, entre otras cosas, las Leyes de la Naturaleza y la existencia de la Jerarquía Planetaria, formada por Maestros que ayudan a la humanidad a crecer y evolucionar. Esto no altera el hecho de que la Doctrina Secreta, cuando fue publicada, provocó un verdadero terremoto cultural, porque proponía un conjunto de conocimientos que desquiciaban, hasta los cimientos, las certezas científicas y filosóficas de aquella época.

El contenido de la Doctrina Secreta creó lectores entusiastas y despreciativos. Gracias a la sensación suscitada por el volumen, los Maestros lograron su objetivo: darse a conocer a los hombres. Ciertamente no hubo muchos que aceptaran voluntariamente la nueva enseñanza, sin embargo, la semilla fue sembrada y, con el tiempo, habría dado fruto.

La Doctrina Secreta, sin embargo, sigue siendo el trabajo fundamental de la H.P.B., su propósito es recoger citas de los escritos sagrados de todas las religiones y de los escritos de todos los pueblos, con el fin de demostrar la identidad de las enseñanzas y probar su autenticidad.

La novedad de esta obra no consiste en la naturaleza de los hechos y de las ideas presentadas (de hecho, se encuentran dispersas en las obras de los diversos orientalistas y de los antiguos libros sagrados), sino en la selección, hecha por H.P.B., entre las diversas fuentes de información para formar un concepto único y grandioso de la evolución del universo y del hombre.

La Doctrina Secreta, es una obra monumental, dividida en 8 volúmenes, con el siguiente contenido:

Vol. 1 – Cosmetogénesis,

Vol. 2 – Evolución del Simbolismo Universal,

Vol. 3 – Ciencia oculta y ciencia moderna,

Vol. 4 – Antropogénesis (primera parte),

Vol. 5 – Antropogénesis (segunda parte),

Vol. 6 – Antropogénesis (tercera y última parte),

Vol. 7 – Escritos Esotéricos,

Vol. 8 – Enseñanzas orales de la Sra. Blavatsky.

Parte de la Doctrina Secreta es la interpretación de un libro sagrado muy antiguo llamado “Las habitaciones de Dzyan”.

Cabe señalar que H.P.B. ha declarado que la obra no fue escrita por ella sino por los Maestros. Ella se definió a sí misma como su portavoz y por lo tanto habló, escribió y actuó bajo su dirección.

El trabajo de Alice Bailey

En 1919, mientras se preparaba para meditar, Alicia escuchó muy claramente la voz del Maestro D.K. quien la invitó a escribir ciertos libros. Le dijo que estaba particularmente dotada para la telepatía superior y que el trabajo que tenía que hacer no tenía nada en común con la mediumnidad.

El Maestro le dio tres semanas para reflexionar sobre la propuesta. Después de ese tiempo, Alice se negó. El Maestro, sin embargo, no se rindió e insistió hasta el punto de que Alicia decidió colaborar, tratando de escribir durante algún tiempo. A partir de ese momento Alice comenzó a escribir los primeros capítulos de “La Iniciación Humana y Solar”.

Alicia recibió el texto del libro por telepatía superior y, cuando tenía dudas, siempre las expresaba mentalmente al Maestro, quien le daba las aclaraciones necesarias. Vio símbolos y diagramas directamente en su mente y su intuición le permitió entenderlos instantáneamente.

Esta colaboración duró cerca de treinta años, durante los cuales Alice publicó 18 libros dictados por el Maestro D.K. y 7 propios. Todos estos volúmenes juntos representan una verdadera enciclopedia del esoterismo.

Los teósofos, sin embargo, no apreciaron mucho el trabajo hecho por Alice. Estaban evidentemente convencidos de que sólo ellos tenían derecho a ponerse en contacto con los Maestros. Como resultado, Alice dejó la Sociedad Teosófica después de algún tiempo y, en 1923, con el fin de difundir aún más la enseñanza, fundó la Escuela Arcana en Nueva York, que ofrece enseñanza por correspondencia y que aún existe en varias partes del mundo.

Pulsa para volver a Propagación del esoterismo

EL PROPÓSITO DE LOS MAESTROS DE ESOTERISMO

A través de Alicia, el Maestro Djwal Khul informó a los hombres que la Jerarquía estaba formada por estudiantes, iniciados y un grupo de Maestros que, deseosos de ayudar a la humanidad, habían asumido la responsabilidad de ayudarla en su evolución. Alicia escribió que los miembros de la Jerarquía, no son diferentes a las descripciones hechas para los Ángeles y los Arcángeles en las religiones occidentales….

Los miembros de la Jerarquía envían pensamientos, ideales, semillas de actividad y proyectos al mundo para influir en aquellos que trabajan en los campos político, económico y científico. Estos planes a veces parecen idealistas, pero todavía son realizables. La Cruz Roja Internacional es un ejemplo de cómo las ideas de los Maestros pueden influir en la humanidad.

La enseñanza del Maestro D.K.Mai antes, al público, había sido dada una enseñanza tan amplia, detallada, completa y tal que podía ser utilizada por una mentalidad de tipo tanto místico como científico.

Hoy en día sus obras (24 libros) están traducidos a muchos idiomas (recientemente también ha aparecido la traducción rusa) y son conocidos en todo el mundo, proporcionando material básico para todo investigador espiritual. La autoridad de esta enseñanza no viene dada por el hecho de que deriva directamente de un Maestro, sino por su contenido que debe ser reconocido por la conciencia de cada uno.

FASE DE REVELACIÓN: DESPUÉS DE 1975

Esta fase comenzó después de 1975, como lo describe A. Bailey:

“A principios del próximo siglo, aparecerá un iniciado que continuará esta enseñanza. Será bajo mi misma “impresión”, porque mi tarea aún no está terminada y esta serie de tratados que vinculan el conocimiento material del hombre y la ciencia de los iniciados aún no ha pasado por otra fase.

Lo que queda de este siglo debe dedicarse a la reconstrucción del templo de la vida humana, a la reconstrucción de la forma de vida humana, a la reconstrucción de la nueva civilización sobre los cimientos de la antigua, y a la reorganización de las estructuras del pensamiento y la política mundiales, así como a la redistribución de los recursos mundiales de acuerdo con el propósito divino. Entonces y sólo entonces será posible una mayor revelación”.

CONCLUSIÓN

En esta carta, consideramos sólo el trabajo de dos pioneros de la difusión de la enseñanza esotérica: la Sra. Blavatsky y Alice Bailey. Está fuera del alcance de estas cartas profundizar en el tema e investigar las vidas de otros autores que han colaborado en esta difusión, escribiendo libros o fundando escuelas de pensamiento. Pretendemos, si el tiempo lo permite, profundizarla creando archivos donde, para cada uno de estos precursores, se dará un breve perfil de la vida y obra realizada.

NOSOTROS Y LOS MAESTROS

En busca de luz

Hoy en Italia hay decenas de movimientos, más o menos serios, que se proponen como portadores de la Verdad. Por esta razón, una elección correcta se hace difícil, especialmente cuando, privados de la información necesaria para hacerlo, encontramos a alguien que nos encanta proponiéndonos un progreso fácil o iniciaciones pagadas.

Pensamos que el siguiente pasaje de Max Heindel podría ser esclarecedor para la investigación de la Luz:

“Sin embargo, la persona aspirante nunca debe tener miedo de retrasar su progreso por falta de un Maestro, ni debe preocuparse por buscarlo. Basta con que trabaje en su perfección y se aplique a su tarea con fervor y perseverancia.

“Así vendrá a purificar sus vehículos, que comenzarán a brillar en los Mundos interiores, y no pueden dejar de atraer la atención de los Maestros que están siempre vigilantes para este fin y que están ansiosos y felices de ayudar a aquellos que, debido a sus ardientes esfuerzos de purificación, han adquirido el derecho a recibir ayuda”.

“La humanidad tiene una gran necesidad de estos auxiliares que vienen a su rescate desde las profundidades de los Mundos Invisibles, así que “busquen y encuentren”; pero no debemos creer que ir continuamente de un instructor a otro significa buscar. No es en nuestro mundo oscuro donde vale la pena “buscar”. Nosotros mismos debemos encender la luz, esa luz que invariablemente irradia desde los vehículos de todo aspirante diligente. Es la estrella que nos guiará a un instructor o, mejor dicho, que nos guiará al instructor hacia nosotros.

Los Maestros de esoterismo se preocupan por nosotros

El Maestro D.K. nos revela que, en una reciente reunión de Grandes Seres, se preguntó: “¿Qué podemos hacer para ayudar a la humanidad? Hay que hacer frente a esta situación de emergencia. El silencio cayó sobre el cónclave. Duró mucho tiempo, entonces todos los espectadores simultáneamente, como si fueran uno solo, respondieron unánimemente: `Toquemos los corazones de los hombres una vez más con amor para que los que saben amar y dar puedan hacerlo. También nos damos amor a nosotros mismos’.

Los que deseen participar en este trabajo están invitados a pronunciar estas sencillas palabras cada mañana o al mediodía: “Oh Señor de la vida y del amor, sé lo que se necesita, toca mi corazón con amor para que yo también pueda amar y dar”.

Cómo ponerse en contacto con la Jerarquía

¿Cómo podemos desarrollar una relación adecuada con la Jerarquía, una relación diaria que nos ayuda dándonos inspiración y energía? Algunos piensan que es suficiente usar la persuasión, por ejemplo: “Estoy en contacto con la Jerarquía, estoy en contacto con el Maestro, etc.”, créanlo, esfuércense por creerlo y luego, al final, se den cuenta de que no funciona. De hecho, no es con la convicción de que se puede crear una relación justa y válida; es sólo viviendo las enseñanzas espirituales y dando servicio desinteresado a nuestro prójimo que podemos preparar el terreno para este tipo de conexión.

Si estáis en posesión de un don o realizáis una actividad que puede ayudar a los demás, entonces es conveniente que, cada mañana e intencionadamente, os visualicéis conectados a la Jerarquía de tal manera que pidáis su ayuda, colaboración y enaltezcáis vuestro trabajo. Si lo haces, la energía que has llamado en la mañana con la visualización, te servirá todo el día, caerá sobre ti y a medida que fluye para servir a los demás, te hace crecer más y más. La máxima “el siervo es el primero en ser servido” se refiere a esto.

Al permitir que la influencia de la Jerarquía opere a través de ustedes, se convertirán en el conducto para un intercambio de energía, sus chakras se abrirán, y entonces automáticamente, de repente, las cosas, la información o la gente que necesitan vendrán a ustedes. Si necesitas un nuevo método para operar, descúbrelo en un libro, créalo tú mismo por intuición o conoce a alguien que te enseñe.

Todo esto, sin embargo, sólo puede suceder cuando hemos creado una cierta conexión con la Jerarquía. Sólo cuando estés conectado con tu fuente primaria de energía: tu alma, estarás conectado al mismo tiempo con la Jerarquía. Ciertamente, la manera en que usted se conectará con la Jerarquía puede ser diferente y estar relacionada con sus posibilidades del momento. Sus posibilidades también dependen de los esfuerzos que hagan para proceder a lo largo del camino espiritual.

Por lo tanto, y es importante entender esto, antes que nada debes tratar de estar conectado a la Jerarquía, no importa cuál sea tu actividad diaria, esta conexión proveerá energía tanto al alma como al espíritu. Esta energía, a su vez, desarrollará aún más sus posibilidades y permitirá a su espíritu vislumbrar metas cada vez más amplias.

Me gustaría señalarles que, para crear esta conexión, no es necesario ser especialmente dotado, ¡no! Cuando hablo de conexión psíquica, estoy hablando del estado en el que te encuentras viviendo con entusiasmo y haciendo algo útil. Tan pronto como te sientas “vivo” y “útil”, ya no puedes dudar de que estás en contacto con la Jerarquía, y en ese momento el poder y la energía vendrán de ella a ti. A partir de ese momento, sea cual sea tu carácter, tímido o infantil, temeroso o vacilante, todo se transforma y la convicción de lo que haces arraiga en ti, una gran fuerza te impregna y te ayuda en la acción. Lo que necesitas, y por favor hazlo, es un enlace diario con la Jerarquía.

Cómo conectarse con la Jerarquía

¿Cómo lo hacemos? Es sencillo, cada mañana se hace un pequeño ritual, que cada uno puede prolongar todo lo que quiera según los métodos que utilice para relajarse y meditar o lo que descubra con su intuición o experiencia.

Obtenga una copia de la Gran Invocación (busque una copia más adelante), tres velas y una vela o luz más grande. Por lo tanto:

  1. Coloca las tres velas de tal manera que formen un triángulo con la punta lejos de ti apuntando hacia el este (donde sale el sol).
  2. Coloque la vela grande o la luz en una taza en el centro del triángulo. Puede colocar agua o elementos naturales, como flores, cristales, incienso, minerales, etc., en el vaso de su elección. Recuerdo que el agua se puede utilizar para ayudar al desarrollo psicológico.
  3. Recita el primer versículo de la Gran Invocación, encendiendo la primera vela, la que está hacia el Este, para que la luz de la llama represente su manifestación.

Desde el punto de Luz dentro de la Mente de Dios

Que la luz fluya en la mente de los hombres.

La luz está bajando a la Tierra.

  1. recita el segundo verso, encendiendo la vela izquierda,

Desde el punto de Amor en el Corazón de Dios

Que el amor fluya en los corazones de los hombres.

Que Cristo regrese a la Tierra.

  1. recita el versículo de 3′, encendiendo la vela derecha,

Desde el centro donde se conoce la Voluntad de Dios

Que el propósito guíe las pequeñas voluntades de los hombres;

El propósito que los Maestros conocen y sirven.

  1. recita el versículo 4, encendiendo la vela en el centro del triángulo.

Desde el centro se dice que la humanidad

El Plan de Amor y Luz debe ser llevado a cabo,

Y puede bloquear la puerta detrás de la cual reside el mal.

Que la Luz, el Amor y el Poder restablezcan el Plan en la Tierra.

Después de decir las últimas palabras de la Gran Invocación, pasa por encima de cada vela y haz la señal de la cruz, para consagrar todo con el signo cósmico de Cristo.

Mientras haces todas estas cosas, piensa que todo tu ser está canalizado y asciende como un tubo de luz, asciende hacia la Jerarquía, que puedes imaginar como un inmenso sol; un mantra, o un gran templo del cual sale una dulce música, haz lo que tu corazón sugiere, luego ponte en meditación y visualiza la conexión.

Para hacer esta visualización, alinéense en los tres puntos: imaginen un hilo de luz que une el centro de su corazón, el 3er ojo y el chakra coronal y luego suban, como un gran tubo de luz, hacia la Jerarquía. Puede conservar esta pantalla todo el tiempo que desee.

Si está acostumbrado a apoyar una visualización, puede conservarla durante algún tiempo o, si no está acostumbrado, no se fuerce a visualizarla y cambie a otro ejercicio espiritual menos exigente, por ejemplo, recitar oraciones.

Cuando pienses que tienes que terminar, apaga cada vela, empezando por la primera y repitiendo, para cada una, el verso relativo de la Gran Invocación. Luego devuelve con tus manos toda la energía hacia el cielo, hacia la Jerarquía y saluda con agradecimiento.

Recuerde que es correcto cerrar cualquier actividad espiritual con un saludo y acción de gracias. Esto no es porque los Seres invocados o el ritual realizado impongan saludo, no. La acción de gracias se da por gratitud mientras que el saludo sirve para canalizar todas las energías sobrantes hacia la tierra para evitar que causen cualquier perturbación (calor, etc.). De esta manera el exceso de energía retorna hacia la tierra dejando una condición de gran equilibrio. Es bueno saludar inclinándose hacia el suelo, de esta manera el chakra en la parte superior de la cabeza se colocará delante del suelo y puede derramarse sobre él.

Haga este ejercicio todos los días, no importa cuánto tiempo pase en él, diez minutos para las personas nerviosas o sin paciencia, media hora para los que son un poco más pasivos. Sigue tu naturaleza, no te preocupes por los errores, no te engañes pensando “si lo hago durante media hora, entonces seré un buen aspirante”. ¡No lo hagas! Escucha, sin embargo, sé sincero contigo mismo, si no puedes aguantar más de diez minutos, no vayas más allá. Con el tiempo usted encontrará la habilidad de hacerlo por más tiempo.

Comienza con honestidad de intención, limpio como un cristal, y entonces los cielos pueden reflejarse en ti. Cuanto más desarrolles esta conexión, más desarrollarás tu intuición, mayor será tu capacidad mental, mayores serán tus posibilidades y mejores serán las personas que encontrarás para guiarte o aconsejarte.

LA GRAN INVOCACIÓN

Desde el punto de Amor en el Corazón de Dios

Que el amor fluya en los corazones de los hombres.

Que Cristo regrese a la Tierra.

Desde el centro donde se conoce la Voluntad de Dios

Que el propósito guíe las pequeñas voluntades de los hombres;

El propósito que los Maestros conocen y sirven.

Desde el centro se dice que la humanidad

El Plan de Amor y Luz debe ser llevado a cabo,

Y puede bloquear la puerta detrás de la cual reside el mal.

Que la Luz, el Amor y el Poder restablezcan el Plan en la Tierra.

Origen de la Gran Invocación

Hoy la humanidad se encuentra en un punto medio particular y excepcional, entre un pasado infeliz y un futuro lleno de promesas que pueden cumplirse, si se reconoce la reaparición de Cristo y se realiza la debida preparación. El presente está lleno de promesas, pero también de dificultades; en este momento el destino del mundo y, si podemos decirlo con toda reverencia, la actividad inmediata de Cristo, están en manos de los hombres. Los atroces sufrimientos de la guerra y las angustiosas condiciones de toda la familia humana en 1945 llevaron a Cristo a tomar una gran decisión expresada en dos declaraciones de suma importancia.

Anunció a la Jerarquía reunida y a todos Sus discípulos que había decidido reanudar el contacto físico con la humanidad, si había dado los pasos iniciales para establecer relaciones justas entre sus miembros; entonces dio al mundo (para el uso de todos) una de las oraciones más antiguas, hasta ahora nunca permitida excepto a los seres espirituales más elevados. La pronunció por primera vez en 1945 en la luna llena de junio, conocida como la luna llena de Cristo, al igual que la luna llena de mayo es de Buda. No fue fácil traducir esos versículos antiguos (tan antiguos que no tienen fecha ni posible referencia) a palabras modernas, pero se hizo, y la Gran Invocación que podría llegar a ser la oración universal fue pronunciada por Cristo y transcrita por sus discípulos.

Podemos ver su extraordinario poder porque ya cientos de miles de hombres lo repiten cada día y varias veces al día; ya ha sido traducido a más de 18 idiomas, es utilizado por grupos de nativos de las selvas africanas y por hombres que tienen funciones de alta gerencia; tanto en América como en algunas naciones europeas se transmite y no hay lugar donde no se conozca su uso. Esta nueva invocación, si se difunde ampliamente, puede ser para la religión futura lo que el Padrenuestro fue para los cristianos y el Salmo 23 para los judíos.

Las Grandes Invocaciones no pertenecen a nadie, ni a ningún grupo, sino a toda la Humanidad. Su fuerza y belleza radican en su sencillez, y en la expresión de ciertas verdades importantes y fundamentales que todos los hombres aceptan, de manera innata y normal.

La verdad de que hay una Inteligencia fundamental a la cual, vagamente, le damos el nombre de Dios; la verdad de que, detrás de toda apariencia externa, el poder motivador del Universo es el Amor; la verdad de que una gran Individualidad, de los Cristianos llamados Cristo, vino a la Tierra, e incorporó ese Amor para que pudiéramos entender.

La verdad de que el amor y la inteligencia son los efectos de lo que llamamos la Voluntad de Dios; y finalmente la verdad evidente de que es sólo a través de la humanidad misma que el Plan Divino de Evolución en acción en la Tierra puede encontrar su implementación.

Este Plan requiere que las personas manifiesten amor y “dejen que la luz en ellas brille”. Sigue a la solemne petición final de que este Plan de Amor y Luz, cumpliéndose a sí mismo a través de la humanidad, “cierre la puerta detrás de la cual reside el mal”.

La última frase de la Invocación contiene la idea de la restauración e indica la nota dominante del futuro y el día en que la idea original y la intención inicial de Dios ya no se verán frustradas por el libre albedrío y el mal del hombre, por su materialismo y egoísmo. El Propósito divino puede entonces ser realizado a través del cambio de los corazones y objetivos de la humanidad. Este es el sentido evidente y sencillo de la Invocación, que responde a la aspiración espiritual de todos.

En el uso de esta Invocación u oración, y en la expectativa cada vez mayor de la venida de Cristo, está hoy la mayor esperanza de la humanidad. Si no fuera así, la oración sería inútil, sólo una alucinación, y las Escrituras de todo el mundo, con sus profecías, serían inútiles e ilusorias.

El testimonio de los siglos ha demostrado que este no es el caso. La oración obtiene y ha obtenido siempre una respuesta; los grandes Hijos de Dios han venido y vendrán siempre en respuesta a la llamada de la humanidad, y Aquel a quien todos los hombres esperan está en el camino.

Difusión de la Gran Invocación

Dedícate a difundir el uso de la Gran Invocación y ayuda a llevar adelante el plan de distribución. La Gran Invocación es un poderoso instrumento solar destinado a producir cambios y los reajustes necesarios. Es tan poderoso, que cuando se sugirió su uso general en el mundo de los hombres, despertó cierta oposición entre los miembros de la Jerarquía, porque temían sus poderosos efectos sobre las personas sin educación y sin desarrollo. Sin embargo, su uso ha sido justificado y se desea que su utilidad aumente considerablemente y se extienda mucho más amplia mente.

Tarot, videncia, rituales, velas, piedras energéticas, esoterismo toda una cultura de lo mágico de lo oculto, y quizás de lo ancestral. Esperamos que está extensa guía haya sido de tu agrado.

publicar un comentario