Atentado Terrorista a la Embajada Española

image_content_4085946_20151212135852

El subinspector de la Policía Nacional Jorge Garcia Tudela, residente en Granada, ha muerto esta madrugada como consecuencia del atentado terrorista perpetrado el viernes en Kabul cerca de la embajada de España, con lo que se eleva a dos la cifra de víctimas mortales, informó hoy el ministerio del Interior.

García Tudela estaba destinado en la comisaría del distrito Norte de Granada y su comisión de servicio acababa el próximo enero.

Fuentes de la Policía Nacional y de la Subdelegación del Gobierno en Granada han detallado a Efe que el agente, la segunda víctima mortal del atentado de ayer en Kabul, de 45 años, estaba casado y tenía dos hijos, y su familia es oriunda de Alzira (Valencia).

García Tudela estaba destinado en la comisaría del Distrito Norte de Granada y se había trasladado de manera provisional a Afganistán en septiembre en una comisión de servicio que concluía el próximo mes de enero, fecha en la que regresaría a la capital granadina.

Su cuerpo apareció de madrugada entre los escombros del edificio atacado.

La familia del agente fallecido viaja a Madrid en coches policiales para reunirse con el ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz, que también tiene previsto desplazarse hoy a León para acompañar a la familia del policía Isidro Gabino Sanmartín Hernández, también murió en el atentado de Kabul.

El Ministerio de Interior ha explicado en un comunicado que el atentado se ha saldado con dos víctimas españolas, estos dos agentes, y que todo el personal de la Embajada de España, entre ellos los funcionarios del Cuerpo Nacional de Policía que integran el destacamento de seguridad, han sido evacuados tras una intervención que se ha prolongado durante varias horas.

Al menos diez personas, entre ellas los dos policías españoles y cuatro agentes afganos, murieron en el atentado y otras nueve resultaron heridas en el ataque talibán en Kabul.

El otro fallecido en el atentado talibán contra una casa de huéspedes extranjera cercana a la legación diplomática española fue el policía Isidro Gabino Sanmartín Hernández, de 48 años, quien murió el viernes por la tarde, agregó el ministerio en un comunicado.

Todo el personal de la Embajada de España, entre ellos los funcionarios del Cuerpo Nacional de Policía que integran el destacamento de seguridad, han sido evacuados tras una intervención que se ha prolongado durante varias horas. En este momento están siendo atendidos, según la nota oficial.

El portavoz del Ministerio de Interior afgano, Sediq Sediqqi, dijo a Efe en Kabul que los tres atacantes que penetraron en el edificio fueron abatidos, mientras que un cuarto insurgente suicida pereció en la explosión de un coche bomba al inicio de la acción.

“Un ciudadano español y cuatro policías afganos también murieron en el ataque”, detalló, al agregar que los insurgentes opusieron resistencia durante toda la noche.

La operación, lanzada el viernes por la tarde en un área de alta seguridad que acoge diversas misiones diplomáticas extranjeras y edificios gubernamentales, finalizó sobre las 06.00 hora local de este sábado (02.30 GTM) cuando las Fuerzas Especiales dieron por “despejada” la zona.

Sediqqi explicó que un primer atacante suicida hizo detonar un vehículo cargado de explosivos en el muro de entrada a la casa de huéspedes, abriendo camino a los otros tres talibanes, que estaban equipados con armas ligeras y pesadas, incluyendo lanzagranadas.

El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, aclaró el viernes que el asalto no fue contra la embajada española como se había informado en un primer momento y confirmó el fallecimiento de un policía de España.

Los talibanes reivindicaron la autoría del ataque al anunciar que algunos de sus militantes habían accedido a una “casa de huéspedes” en la capital afgana, sin mencionar la legación diplomática española.

Campaña

Mariano Rajoy canceló el último acto del día de campaña después de que durante el mitin de Orihuela un miembro de su equipo le pasara una nota que leyó desde el atril en la que el “Ministerio del Interior ponía en conocimiento de los españoles que en el ataque de Kabul había fallecido un policía”. Desde allí, Rajoy trasladaba “nuestro cariño, nuestro sentimiento y nuestro amor por él y por todos sus compañeros”. El agente fallecido, Isidro Gabino San Martín, es, según confirmaron fuentes de Interior, el mismo que en un principio había resultado herido.

Apenas 50 minutos antes del acto, el presidente del Gobierno compareció ante los medios, antes de iniciar el mitin, para dar cuenta del atentado ocurrido en Kabul. Confirmaba entonces que el objetivo de ese ataque “no era la embajada de España” sino que iba contra una casa de huéspedes que hay al lado, como así reivindicaron los talibán. Según los servicios de inteligencia afganos, los talibanes habría atacado este hostal al creer que en su interior se hospedaban ciudadanos estadounidenses.

En un primer momento, daba cuenta de que había un policía español herido al que habían trasladado al hospital, aunque finalmente se confirmó su fallecimiento. Rajoy insistió en que “no era un ataque contra nosotros aunque podía serlo” y confirmaba también que la gente de la embajada “está bien, según los datos que nos informan allí” y que ya estaban “liberados”. “Todos podemos ser objetivo de los terroristas, pero en este caso no era contra la embajada”, aseguró.

Rajoy también ha explicado a los periodistas que había hablado ya con el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez; con el líder de Podemos Pablo Iglesias y también con el lendakari vasco, que no había podido hablar con el resto y que espera hacerlo en las próximas horas.

Tras conocerse el ataque, el Ministerio de Exteriores confirmaba que un grupo de insurgentes suicidas había perpetrado un atentado contra la embajada española en Kabul, pese a que las primeras informaciones apuntaban a que lo habían hecho en un hostal cercano.

El segundo agente muerto terminaba su misión en enero
Isidro Gabino, de 48 años, falleció cuando era trasladado al hospital desde la embajada en la que llevaba desde septiembre de 2014

Dos terroristas muertos
Según el Gobierno afgano, dos de los atacantes suicidas han muerto y un tercero ha resultado herido en un enfrentamiento con las fuerzas de seguridad.

“Dos suicidas fueron eliminados y un tercero fue herido en una operación de rastreo que aún continúa”, indicó el viceministro de Interior, Mohammad Ayub Salangi, a través de la red social Twitter.

Paralelamente, la policía de Kabul ha confirmado al menos nueve civiles afganos heridos.

“Hasta ahora tenemos solo nueve heridos, todos civiles y que resultaron heridos por la explosión no por el tiroteo posterior”, indicó el jefe del Departamento de Investigación Criminal de la Policía de Kabul, Faraidoon Obaidi, al señalar que el reporte preliminar indica que “todos son afganos”.

“Tras una explosión en un coche, algunos atacantes suicidas entraron en una casa de huéspedes cerca de la Embajada de España. Las fuerzas especiales han llegado al área y la zona ha sido acordonada”, indicó el jefe de Emergencias del Ministerio de Interior, Homayoon Aini.

La explosión del coche bomba ha afectado a la parte trasera de la embajada española.

Ningún soldado español herido


Por su parte, el Ministerio de Defensa ha informado de que no le consta que algún militar desplegado en Kabul se haya visto afectado por el ataque. España tiene actualmente desplegados en la misión de Afganistán un total de 21 efectivos, todos ellos destinados en el Cuartel General de la Operación Resolute Support, situado en Kabul.

Los edificios del Cuartel General de esta operación, liderada por la OTAN, y la embajada española se encuentran alejados.

El departamento de Pedro Morenés ha subrayado que mantiene contacto permanente con sus fuerzas militares destacados en la capital afgana.

Precisamente el Gobierno ha autorizado hoy prorrogar un año, hasta el 31 de diciembre de 2016, las actuales doce misiones en el exterior, entre las que se encuentra la de Afganistán. Concretamente para Afganistán ha autorizado un total de 30 efectivos.

El pasado 24 de octubre, las Fuerzas Armadas españolas arriaron bandera en la base afgana de Herat, cerrando su misión allí tras casi 14 años, en un acto presidido por la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría.

No obstante, España mantiene su compromiso con Afganistán y ha dejado 21 militares en Kabul, en el Cuartel General de la misión internacional, liderada por la OTAN, que se extenderá probablemente hasta final de 2016.
Vigilancia


La delegación española está custodiada por agentes de la Unidad de Intervención Policial (UIP), del Cuerpo Nacional de Policía, formados en las técnicas de defensa y protección por los GEO (Grupo Especial de Operaciones), que con anterioridad también se ocuparon de la seguridad en la citada legación diplomática.

En la actualidad la embajada española en Kabul contaba con poco personal. De hecho, ni siquiera disponía de consejero ni de agregado del Ministerio de Interior.

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*